Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha denunciado el escaso número de efectivos en el destacamento de Tráfico en Zaragoza, que les obliga a hacer dos turnos en el mismo día, además de un incremento del número de horas laborales semanales y de presión para aumentar el número de multas.

En una nota de prensa el sindicato informa de que de una plantilla de cincuenta agentes en dicho destacamento, de los sesenta que se recogen en el catálogo de efectivos, once están de baja médica para el servicio y solo dieciocho prestan servicio en las carreteras.


Publicidad


Los agentes denuncian que la realización de “dobletes” (de 6 a 14 horas y de 22 a 6 de la mañana) les impide “cualquier medida de conciliación”, a lo que suma el aumento del número de controles de alcoholemia y su duración a pie de carretera.

También la disminución del número de libranzas en fines de semana y la “competencia” para aumentar el número de denuncias con el fin de cobrar una productividad de 111 euros al mes que “se reparten entre los 4 que más denuncias cumplimentan”, así como el aumento de la jornada laboral a 40 horas semanales durante el pasado verano por imposición.

La organización critica asimismo el incumplimiento de la propia norma de nombramiento del servicio que establece que se deberá descansar un mínimo de 11 horas entre jornadas o el trato que recibieron los agentes que prestaron servicio durante la celebración del pasado G.P Motorland en Teruel al ser alojados en un hotel que “no reunía unas mínimas medidas de seguridad” como extintores o revisión de ascensores, ni habitabilidad ya que, aseguran, no había agua en los cuartos de baño y la comida era “pésima”.


Publicidad


Son circunstancias que, asegura el sindicato, están provocando “gran malestar” entre los integrantes de tráfico de la Comunidad y por lo que van a presentar una queja ante el máximo responsable de la guardia civil de tráfico de la Comunidad, el teniente coronel Jefe del Sector de Tráfico de Aragón