Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

La titular del Juzgado de Instrucción nº 1 de Jaca ha acordado transformar el caso del asesinato de Naiara, la niña de 8 años muerta en julio del año pasado en Sabiñánigo (Huesca) tras sufrir una paliza a manos de su tío político, en una causa para su resolución por un jurado popular.

En un auto comunicado a las partes la instructora acuerda proceder contra el presunto autor del asesinato, Iván P.P, su tío político, junto a su madre y a su hermano por delitos de malos tratos físicos y psíquicos habituales hacia Naiara.


Publicidad


Además, la jueza cita para el próximo 13 de noviembre a acusaciones y defensas, así como a los investigados, a la celebración de una comparecencia para “concretar la imputación, solicitar el sobreseimiento o pedir la práctica de diligencias de investigación” suplementarias.

EL TORMENTO DE NAIARA

La decisión se toma un día después de las declaraciones hechas por la vecina que vivía encima del piso donde ocurrieron los hechos y por su hija de 13 años, quien tenía relación de amistad con las dos primas de Naiara, una de las cuales fue llevada por el fiscal ante el juez de menores por su presunta implicación.

Ambas testigos, que comparecieron a petición de la defensa del padre biológico de la menor, Manuel Briones, aseguraron ante el tribunal que oían escuchar habitualmente gritos de Iván P.P. e incluso golpes, pero que podían ser entendidos como algo normal que no hacía prever el desenlace ocurrido.

La menor compareciente destacó, además, que la abuela de Naiara solía “pegar” a la prima mayor (14 años) y que el tío Iván era quien lo hacía sobre su hermana menor (13 años, en el momento de ocurrir los hechos).


Publicidad


LAS PARTES MUEVEN FICHA

Por otra parte, el tribunal se encuentra a la espera de la decisión a adoptar por la Audiencia de Huesca al recurso interpuesto por la acusación particular en nombre de Manuel Briones para reclamar la toma de declaración de la madre de Naiara, desestimada por la instructora y rechazada por la fiscalía.

En un informe en respuesta a esta petición del acusador particular, el fiscal asegura compartir las tesis de la instructora al entender que “no existen indicios racionales de criminalidad contra ella para atribuirle la comisión de delito alguno”, a la vista de las pruebas practicadas.

El ministerio público también expresa su rechazo a una nueva exploración psicológica de las dos primas de Naiara, dadas las repercusiones que podría tener sobre ellas, actualmente bajo la tutela del Gobierno aragonés, y al estar ya ambas “suficientemente judicializadas”, tanto en esta causa como ante el juez de menores.

La fiscalía asegura, sin embargo, que no se opondría a una nueva toma de declaración de los investigados, dado que el procesado por asesinato testificó mientras eran secretas las investigaciones y los otros dos rechazaron declarar durante la instrucción.


Publicidad


La acusación contra Iván P.P. y sus familiares la ostentan tanto la fiscalía como el representante del padre biológico de la menor, mientras que la de la madre sólo se dirige contra el presunto asesino de Naiara.