Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

Las tarjetas de crédito comienzan a desplazar, poco a poco, al pago con dinero efectivo. No cabe duda de que es una tendencia cada vez más en alza en nuestro día.

El Banco de España certifica que, durante el año 2017, la emisión de tarjetas bancarias experimentó un crecimiento de casi el 10% anual. Es más, en España existen dos tarjetas de crédito por habitante. Es decir, más de 80 millones.


Publicidad


Sin embargo, el sector del taxi en Zaragoza ha sido reticente a adaptarse a las necesidades del usuario respecto al pago con tarjeta de crédito. Hay múltiples casos, cada día, de usuarios que deciden coger otro taxi al conocer que el taxi elegido en un primer momento no cuenta con un datáfono para cobrar con tarjeta.

Según datos de la Asociación del Taxi de Zaragoza, apenas el 40% de los taxis cuenta con lectores de tarjetas. En ciudades como Madrid y Barcelona el 100% de los taxis admiten este sistema de pago. En otras, como Palma de Mallorca, Málaga o Valencia roza el 95%.

Esta particularidad se terminará el próximo día 1 de enero de 2019. A partir de ese día, todos los taxis de Zaragoza deberán dar la opción de cobrar con tarjeta de crédito a sus clientes. La nueva situación fue suscrita entre el Ayuntamiento de Zaragoza y el sector del taxi.

¿PIERDE DINERO EL TAXISTA?

La banca siempre gana. Y aquí no iba a ser menos. Cuando abonamos una compra con tarjeta, tanto en un taxi como en otro establecimiento, el comerciante paga una tasa al banco que le ha cedido el datáfono.

Pero no es la única tasa. El taxi también deberá pagar a la entidad bancaria de su cliente por el intercambio de dinero entre dos entidades distintas.

Sin embargo, el taxista tiene la opción de negociar un contrato con la entidad bancaria en el momento de la compra del datáfono. Una comisión por cada operación a la entidad bancaria de pocos céntimos o un pago de menos de cinco euros para obtener una tarifa plana de uso del datáfono. A su vez, cabe destacar, que el taxista deberá añadir el coste del alquiler del datáfono (TPV) y su mantenimiento.