Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

El Juzgado de Guardia número 12 de Zaragoza, al que la Delegación del Gobierno trasladó la denuncia del PP contra las jornadas en las que hablará una condenada por terrorismo de la banda GRAPO por asesinar a nueve personas, no suspende el acto establecido para el día de hoy.


Publicidad


El equipamiento municipal, conocido como antiguo Instituto Luis Buñuel, propiedad del Ayuntamiento de Zaragoza y gestionado por la asociación CSC Luis Buñuelfundada por el alcalde Pedro Santisteve, acogerá este sábado, por tanto, una serie de ponencias dentro de las llamadas Jornadas Noviembre Antifascista.

En ella intervendrá la terrorista Carmen López Anguita, condenada por el atentado contra la cafetería California de Madrid en 1979, y el que es abogado de la banda terrorista, y condenado por enaltecimiento de terrorismo, Juan Manuel Olarieta.

A su vez, participará el rapero Pablo Hasel también condenado por la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo.

UNA DENUNCIA SIN RECORRIDO

La convocatoria ha sido criticada por activa y por pasiva por toda la oposición política, sectores sociales y varias entidades vecinales del barrio del Casco Histórico. Sin embargo, el impulso para conseguir que la charla política fuera impedida lo dio el Partido Popular, por medio de su portavoz municipal, Jorge Azcón.

Los populares interpusieron, el jueves, una denuncia contra este evento. Azcón lo tachó de “nauseabundo” por contar entre sus asistentes con “una terrorista sanguinaria”.

Tras el PP, se manifestaron en contra de la celebración del acto los demás grupos de la oposición en Zaragoza, es decir, PSOE, Ciudadanos y Chunta. De hecho, el portavoz socialista, Carlos Pérez Anadón, envió una carta al alcalde, Pedro Santisteve, para pedirle que desautorice el acto del centro Luis Buñuel.

Por su parte, el alcalde de Zaragoza, lejos de condenar el acto que tendrá lugar en el día de hoy, afirmó que el mitin de la terrorista está amparado por la libertad de expresión. Y por ello, entendió que el Ayuntamiento no era quien para actuar como “censor”.