Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

El concejal de Zaragoza en Común (ZEC), Alberto Cubero, no ha tenido reparo en lanzar una serie de insultos hacía el rey emérito Juan Carlos I. El edil ‘común’ se ha referido a éste como “corrupto” y “sinvergüenza”.

Las aseveraciones han tenido lugar durante el debate municipal de una moción para instar al Gobierno central a derogar el delito de injurias a la corona, a permitir investigar a Juan Carlos I y a convocar un referéndum sobre la forma de Estado.


Publicidad


Los insultos del edil Cubero los ha hecho mientras mostraba una fotografía en la que el monarca aparecía en una cacería junto al expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, el exministro y expresidente de Baleares, Jaume Matas, ambos encarcelados, y al expresidente de la patronal madrileña Arturo Fernández, investigado por las tarjetas “black”.

En ese momento, ha asegurado que Juan Carlos I es igual de “corrupto” y “sinvergüenza” que los otros tres, pero no responde ante la justicia por su estatus de inviolable jurídicamente hasta su abdicación en 2014.

EL PSOE SE SUMA

De los cuatro puntos de la iniciativa, que se han votado por separado, solo ha salido adelante el que hacía referencia a la derogación del delito de injurias contra el rey y la Casa Real, que es el único en el que los concejales del PSOE se han unido a ZEC y CHA, mientras populares y Ciudadanos han mantenido su voto en contra.

Los otros tres -todos ellos tumbados por la mayoría conformada por PP, PSOE y Ciudadanos- reclamaban al Gobierno y al Congreso de los Diputados que permitieran investigar al rey emérito por acciones posteriores a 2014 por haber “indicios suficientes de delito”.

También la convocatoria de un referéndum para elegir entre monarquía o república, así como que el Pleno reafirmara su compromiso con los valores republicanos y apostara por la “abolición de una institución caduca y antidemocrática como la monarquía”.


Publicidad


En ese sentido, Cubero ha ido más allá y se ha mostrado convencido de que, si la gente votara, lo haría por la república y que, si no la hay, es principalmente por los socialistas. A los concejales socialistas, precisamente, les ha acusado de seguir “directrices de Ferraz” y votar en un sentido en el que “en conciencia” no lo harían.

Pero el rifirrafe más fuerte lo ha mantenido con la bancada de la derecha, a quienes ha tildado de ser “herederos del franquismo“, y especialmente con el Grupo Popular, a quienes ha definido directamente como “fascistas en el fondo de su corazón”.

La iniciativa de ZEC solo ha contado con el respaldo de los dos ediles del partido nacionalista Chunta Aragonesista.