Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

El debate del estado de la ciudad de Zaragoza, celebrado en el día de ayer, demostró que los partidos políticos de la oposición dan por finiquitado al gobierno de Santisteve. Y con ello, están dispuestos a empezar con una larga precampaña electoral hasta mayo de 2019.

Sin embargo, el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, tiró del carro del gobierno para enumerar los éxitos de su gestión. Y con la mirada puesta en el horizonte electoral, junto con un mensaje a la ciudadanía, Santisteve pidió más tiempo para continuar con “el cambio y la transformación” de la ciudad.


Publicidad


Una aseveración que levantó la sonrisa de algunos concejales de la oposición. Éstos, en sus intervenciones, criticaron con dureza la gestión del gobierno de Zaragoza en Común.

E incluso, según el portavoz del PP, Jorge Azcón, el alcalde de Zaragoza es ya “un cadáver político”.

LA SOLEDAD DE ZEC

Como se esperaba, en el debate municipal se han confirmado dos pronósticos: que el alcalde Santisteve (y el gobierno de ZEC) iban a verse solos en la defensa del balance de estos tres años y medio; y que los tambores electorales ya suenan.

Pedro Santisteve emprendió el camino del gobierno porque la confluencia que lideraba -Zaragoza en Común- fue apoyada en la investidura por PSOE y por CHA en 2015. El PP fue el que ganó las elecciones, pero no recabó los suficientes apoyos.

La unión que permitió al regidor agarrar el bastón de mando municipal se ha prolongado por estos años con tropiezos y sobresaltos, aunque al menos permitió que los presupuestos y las ordenanzas salieran adelante; había diferencias y recelos, pero se superaban.

Sin embargo, en el último debate del estado de la Ciudad del mandato, a falta de seis meses para las elecciones municipales, no parece que esas rencillas puedan disiparse.

Pese a la soledad política de ZEC, especialmente en la izquierda, Santisteve consideró que su gobierno ha propiciado que “Zaragoza esté mejor”, gracias fundamentalmente a que ZEC ha cumplido “de manera holgada” con la mayor parte del programa electoral.


Publicidad


Con todo, los logros que enumeró Santisteve, a su juicio, especialmente en materia de sostenibilidad, movilidad, vivienda o cultura, necesitan más tiempo para que cuaje el proceso de transformación iniciado.

“El 26 de mayo -día de las elecciones, en 2019- los vecinos decidirán por encima de todo si apuestan por un modelo de cambio y transformación o por el retroceso y la vuelta al pasado”, añadió.


Publicidad


Sin disimular, y ante las dudas de Podemos e Izquierda Unida porque Santisteve repita como candidato, afirmó que quiere repetir como alcalde.

Y por tanto, como candidato de Zaragoza en Común, ante la presencia del secretario general de Podemos, Nacho Escartín; de la presidenta de las Cortes, Violeta Barba -hipotética candidata-; y del coordinador de IU, Álvaro Sanz.

LOS ANUNCIOS (Y LAS CRÍTICAS)

La inversión en medidas sociales o la apuesta por un urbanismo “sostenible” fueron parte de un discurso de casi hora y cuarto no exento de anuncios, como la creación de una sección ciclista en la Policía Local, la construcción de más de 300 viviendas de alquiler social o la extensión de la Plataforma Única por todo el Casco Histórico, a imitación de lo hecho en la calle Don Jaime. También ha avanzado su intención de restringir el tráfico a vehículos contaminantes.

Los grupos de la oposición han expresado su rechazo a la gestión con dureza, en ocasiones con gran dureza.

El portavoz del PP, Jorge Azcón, recordó todas las polémicas que han hecho de Santisteve el más denostado de entre los llamados “alcaldes del cambio”, y así, ha nombrado la controversia de la “gomina”, el supuesto apoyo al independentismo catalán o la permisividad con la que actuó hace pocas semanas ante una conferencia en la que participó una exintegrante de los GRAPO.

Sin gestión, Santisteve es para el portavoz de los populares “un cadáver político” que ha ido de “chapuza en chapuza” y que sólo se ha preocupado de gobernar para “los suyos”.


Publicidad


Su homólogo en el PSOE, Carlos Pérez Anadón, quien no será candidato de su partido a la Alcaldía, tampoco escatimó agravios, y así, destacó la “lamentable” gestión los dos elementos más políticos; a su entender, la crispación generada por ZEC y el “sectarismo”.

“Rosario de proyectos fallidos” fueron las palabras que empleó la portavoz de Ciudadanos, Sara Fernández, para catalogar la gestión. Y de “alcalde irrelevante” tachó a Santisteve.

Y Carmelo Asensio, de CHA, reprobó que aquellas promesas de antaño sobre la transparencia hayan quedado, para Zaragoza en Común, en “un espejismo”.

Según recalcó, el alcalde se ha parapetado en el Ayuntamiento y ha hecho de la “planta noble” del consistorio un “búnker” desde el que no ha ofrecido diálogo.