Viernes, 24 de Mayo de 2019

Quince nuevas poblaciones de la provincia de Huesca, que no disponen -hasta ahora- de servicios de banda ancha ni tampoco había previsiones de que llegara algún operador, tendrán acceso a ella.

El ambicioso plan para el medio rural altoaragonés, impulsado por la DPH junto con el operador Embou, se inicia con el proceso de despliegue en las primeras quince localidades.

Se calcula que después de una inversión de 4,5 millones de euros y en un plazo de aquí a menos de dos años, más de 217.000 personas de todas las comarcas estarán conectadas a alta velocidad.

Publicidad

Frente al aislamiento al que se ha llevado a muchos pueblos, la Diputación apuesta por su conexión con una extensión de la banda ancha a prácticamente todo el territorio que comienza estos días por Borau, Escarrilla, Camporrells, Baells, Nacha, Baldellou, Tella, Sin, Lafortunada, Serveto, Berbegal, Ilche, Fornillos, Monesma y Morilla, donde quienes viven y quieren trabajar en estas poblaciones podrán acceder en los próximos meses a Internet en las mismas condiciones que en cualquier ciudad.

A esta apuesta tecnológica sin precedentes se irán sumando más de 300 pequeñas localidades, que van desde los 20 habitantes de Montañana, Lárrede, Camporrotuno o Beranuy a los de mayor población con poco más de 800, como es el caso de Estadilla, Ballobar o Lanaja.

El calendario que se está definiendo entre la Diputación Provincial de Huesca y la operadora aragonesa Embou, adjudicataria del contrato, plantea un desarrollo ágil cuyo inicio está en estas poblaciones de Jacetania, Alto Gállego, Litera, Sobrarbe y Somontano pero que será de una media de 46 cada trimestre, de forma que en los nueve primeros meses haya llegado prácticamente a la mitad de las 321 localidades previstas.

Tras cerrar el proyecto técnico entre ambas partes, este plan llegará con una conexión de 100 megas a los cascos urbanos de las poblaciones, mientras que las zonas diseminadas estarán cubiertas a 30 mbps para garantizar igualmente la alta velocidad.

La instalación y la llegada del servicios no supondrá costes para los municipios, ya que la DPH cuenta con cofinanciación de los fondos europeos FEDER que también se realiza en coordinación con la DGA a la vez que facilita el uso de sus torres de telecomunicaciones.

HUESCA, PIONERA

Cuando las fronteras entre la vida analógica y digital no se distinguen, la provincia da un salto real con la conectividad como principio básico para el desarrollo de la actividad en cualquier parte del territorio.

Es un servicio de banda ancha sin precedentes en el ámbito nacional no solo por llegar a la práctica totalidad del territorio, sino por hacerlo desde una administración pública directamente con un modelo de contrato pionero que en lugar de la subvención a las operadoras sino ofrece directamente el servicio al ciudadano del medio rural.


Publicidad


La Diputación siempre ha dado los primeros pasos en conectividad, ya en los años 90 se firmaron acuerdos con Telefónica para llevar el servicio a los pueblos de la provincia, luego llegarían los telecentros, pizarras digitales en las escuelas, tecnología wimax a mediados del año 2.000 para llegar a zonas con dificultadores orográficas y más recientemente las herramientas de administración electrónica para cada uno de los municipios.