Sabado, 23 de Marzo de 2019

Es mejor prevenir que curar. Las quejas más habituales cada año, en los cotillones de Nochevieja, están relacionadas con el exceso de aforo, extravíos y deterioros de prendas de vestir, así como deficiencias en la calidad de las bebidas.

Y si todo eso sucede: tienes derecho a reclamar las deficiencias o los incumplimientos del local. Desde el Gobierno de Aragón se alerta de varias condiciones que deben de cumplir los locales.

“A la hora de contratar este tipo de servicios, ya sea en venta anticipada, por vía electrónica o por otros medios, conviene conocer las condiciones de contratación“, recuerda la directora general del gobierno aragonés.

Publicidad

Según consta en la normativa, todos los establecimientos están obligados a disponer de hojas de reclamaciones y a informar de una dirección de correo postal, un teléfono y un correo electrónico donde poder remitir una reclamación o atender una consulta en caso de incidencia.

Y, sin olvidar, que la sala donde se celebre el cotillón de Nochevieja debe de cumplir con la oferta publicitaria, las características del servicio, horarios, productos incluidos, etc.

Por eso es conveniente conservar el folleto o guardar una copia de la información presente en la página web correspondiente o en otros medios, pues la publicidad es vinculante.

“Con carácter general, el derecho de desistimiento no está presente, de ahí que sea conveniente informarnos previamente al respecto”, añade la dirigente autónomica.

Desde el Gobierno de Aragón se apunta que, ante un incumplimiento o deficiencia en la prestación del servicio, la reclamación debe ser dirigida al responsable, que está obligado a dar respuesta por escrito en el plazo máximo de un mes y, en el caso de que no se obtenga respuesta en ese plazo o no sea satisfactoria, podemos elevarla ante el servicio provincial de Ciudadanía y Derechos Sociales.