Miércoles, 24 de Abril de 2019

El gobierno de Zaragoza en Común continúa, de modo unilateral y en contra de la opinión de los representantes políticos del resto de la ciudad, con la aberrante actuación de lesionar los derechos e intereses de los zaragozanos poniéndose a jugar con las compuertas del azud, también llamada la represa ‘Lorenzo Pardo’.

Argumentaron que Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) necesitaba abatir las compuertas de la represa, para realizar extracciones y certificar el arrastre de sólidos que puedan trasladar las aguas.


Publicidad


Mintieron, la CHE se vio obligada a aclarar delante de la prensa, que, para tomar los muestreos, no es preciso abatir las compuertas, sino tenerlas levantadas y caudales superiores a los 100 m3/s con independencia de que ellos no necesitan realizar este muestreo ni en ese lugar ni en este momento.

Los 9 concejales de ZEC suelen argumentar que no tienen datos de la afección que pueda tener la represa. Si no tienen datos, ¿por qué toman decisiones que son lesivas cuando menos para los vecinos y usuarios del Ebro?  ¿Por qué desprecian y censuran la aprobación de impacto medio ambiental que en su día supero la construcción de la represa?

¿Por qué continúan argumentando, para oponerse a la presencia de la represa, que se construyó con dos finalidades desaparecidas, la producción de energía y la navegación turística?

Las dos opciones, siempre fueron eso, que posibilitaría la lámina de agua pretendida, para crear paisaje, albergar fauna y flora estable, si además se podía lograr que el mantenimiento lo pagara una producción hidroeléctrica mejor.

Esta posibilidad fue desestimada por Endesa por la poca producción que la minina capacidad de agua contenida podía garantizar. Y nunca se firmó un contrato.


Publicidad


Y la navegación turística, ya se encargaron los Sres. de ZEC de hacerla desaparecer, comprando los derechos de concesión, hoy los zaragozanos tenemos 300.000 euros menos (los que le dieron al empresario) y un recurso turístico menos. 

Dicho lo cual, sus argumentos, ellos los primeros, son conscientes de que son insostenibles de cara demostrar honestidad en las decisiones que están tomando a la hora de decidir sobre un recurso de ciudad.

La fijación de los 9 concejales de ZEC en atacar todo lo que más allá de una actividad accidental suponga sobre las aguas del Ebro, les lleva a considerar que todo lo que suene a barco, corresponde a pijos con jersey Lacoste, ignorando, porque nunca se acercan a conocer que los usuarios del Ebro en Zaragoza, abarca todas las clases sociales, que somos trabajadores, que dedicamos nuestros recursos a vivir en su entorno, y es la razón por la cual somos los primeros interesados en defender la calidad medioambiental y social del mismo.


Publicidad


En su afán de destruir, no dudan en mentir y desfigurar incluso las demandas administrativas que desde órganos superiores en materia hidráulica les dictaminan. Cuando la CHE, les reclama acondicionar adecuadamente los Duques de Alba, o retirarlos, ellos presentaron ante la opinión pública que CHE les mandaba retirar los “Noráis o Pilonas” que dan soporte a los pantalanes del Náutico y de la Expo, pretendiendo con ello que, si la navegación turística pretende recuperarse, a quien lo pretenda, les cueste mucho más.

Esta es la finalidad de esta gente, destruir, no construir.

Dicen, que pretenden encontrar una forma de recuperar y defender el medio natural del rio eliminando una barrera trasversal que limita el libre fluir de las aguas, Mienten, mienten a conciencia de que lo hacen, ya que toda vez que respetando el caudal ecológico se llena el espacio de la represa, toda el agua que pasa por el puente de Piedras sale por la Represa.

Los usuarios del rio, podemos afirmar con numerosa documentación gráfica, y otros estudios, que la fauna y flora del espacio ha mejorado desde el 2008, con excepción del año en que ZEC retraso todo lo que legalmente pudo la reparación de la compuerta averiada.

Con los siete meses que mantuvieron sin agua el espacio de la represa y la zona monumental, desaparecieron la mayor parte de la fauna que se encontraba asentada en la misma. Esto es lo que representa la presencia de ZEC en el ayuntamiento, netamente letal para la salud del Ebro.

Próximamente recurriremos sus decisiones, en los organismos competentes y Sala Consistorial donde esperamos tener el respaldo de las demás corporaciones, antes de recurrir a los tribunales.

*Pablo Polo Sicilia, portavoz de la Asociación de Vecinos Tío Jorge