Sabado, 20 de Abril de 2019

La falta de concreción de plazos y compromisos por parte del Gobierno de Sánchez con los principales problemas que acucian a Aragón es absolutamente lamentable.

Sabemos que el poco peso de la Comunidad en las Cortes Generales es un hecho, pero los que vemos la política como el instrumento justo para mejorar la vida de la gente desde la honradez y el cumplimiento de compromisos adquiridos, no entendemos que se primen otros intereses que no sean los de la justicia territorial y el estricto cumplimiento, desde el Gobierno de España, de la Ley de Presupuestos Generales del Estado.


Publicidad


Y en este momento están pendientes de ejecución gran parte de las enmiendas por valor de 137,6 millones de euros que el PAR consiguió que se incluyeran para Aragón en los PGE de 2018.

Y mientras, algunos de los problemas que parecian resueltos reaparecen y otros nos llueven. El EVA -tren low cost– no sabemos ahora si parará o no en Zaragoza y mucho menos en Calatayud como hemos pedido insistentemente desde el PAR.

El cierre de la central de Andorra parece inminente en junio, y no existen de momento alternativas económicas aceptables para que esta parte importantísima de Aragón siga viva. Vino la ministra con palabras vacías y sin soluciones.

La reapertura del Canfranc está envuelta en eternas dificultades, con tantas cumbres nacionales e internacionales como promesas y esperanzas rotas. Y el Ebro, y los desdoblamientos de las carreteras N-232 y N-II a su paso por Aragón, y los tamagochis, y …. ¿Dónde están los casi 140 millones de euros que conseguimos?

El ministro de Fomento vino y lamenté la inconcreción en los desdoblamientos y que dejara en probabilidad que el tramo entre El Burgo y Fuentes se pueda licitar este año.

¿Y la AP-2 para la que el PAR logró 10 millones para fomentar la desviación del tráfico pesado entre Zaragoza y Fraga? ¿Y los 10 millones para la limpieza del Ebro? ¿Y el resto de partidas económicas fundamentalmente para infraestructuras?


Publicidad


Me produce mucha intranquilidad que el Gobierno Sánchez, que votó en el Senado y en el Congreso (incluidos los 4 diputados socialistas por Aragón) en contra de las enmiendas del PAR, pueda modificar partidas para contentar a otros a costa de los dineros que logramos para Aragón.