Lunes, 24 de Junio de 2019

La falta de acuerdo presupuestario en el Congreso de los Diputados, entre el PSOE y sus apoyos parlamentarios (Podemos, ERC, PDeCAT y Bildu), hace que las comunidades autónomas se resientan por la perdida de los fondos estatales.

En concreto, la comunidad aragonesa dejará de percibir más de 300 millones de euros del Estado por la ausencia de unos presupuestos para este año 2019.


Publicidad


Sin embargo, lejos de realizar una autocrítica o explorar las vías de acuerdo con los partidos que auparon al presidente Sánchez al gobierno de España, el PSOE lanza criticas contra sus apoyos parlamentarios y la oposición.

El consejero de Hacienda aragonés del PSOE, Fernando Gimeno, prevé que Aragón dejará de percibir más de 300 millones de euros del Estado si no se aprueban los Presupuestos Generales. Una situación en la que no da “nada por supuesto” a la espera de conocer las enmiendas a la totalidad de ERC y PDeCAT.

En cualquier caso, Gimeno ha vaticinado que el hecho de que no haya presupuestos del Estado puede afectar “mucho” a los autonómicos.

Según apunta, ocurrirían “dos cosas muy duras”: se perderían más de cien millones de la financiación autonómica que corresponden a Aragón y “todas las transferencias” que corresponden del Gobierno de España que, como mínimo, “van de doscientos millones para arriba“, ha dicho en rueda de prensa tras presentar el balance de la ejecución tributaria de Aragón en 2018.


Publicidad


No obstante, Gimeno se ha definido como “optimista” y ha apuntado que al final “terminará habiendo Presupuestos” o se tendrá que habilitar la tramitación de leyes en el Parlamento “para que se financie a las comunidades”.

Y con respecto a Aragón, ha aseverado que el Gobierno autonómico tiene una “previsión presupuestaria” y “tendrá un presupuesto”, aunque ha apuntado que no sabe si será “aprobado por las Cortes o no”.

“Tenemos un instrumento para que ahora o después de las elecciones el próximo gobierno pueda funcionar”, ha afirmado el consejero, quien ha aseverado que no les supone “ningún problema”, pese a que ha reconocido que no tienen mayoría para defender sus cuentas.