Miércoles, 24 de Abril de 2019

Seis militares de la Guardia Real han rechazado este lunes ante el tribunal de la Audiencia de Huesca la acusación de agredir a un ciudadano argelino por motivos racistas en un local nocturno de Jaca, y han responsabilizado a la víctima de haber iniciado la pelea.

Los hechos denunciados se iniciaron sobre las 04.30 horas de la madrugada del 26 de enero en un local de ocio nocturno de la calle Gil Berges de la capital jaquesa, y se prolongaron posteriormente a las puertas del establecimiento.


Publicidad


Los acusados han relatado de forma sucesiva al tribunal que golpearon la puerta del baño en el que se encontraba el denunciante para pedir que salieran porque llevaba mucho tiempo en su interior y ellos necesitaban utilizarlo.

Han coincidido en afirmar en que fue el ciudadano argelino, residente en Jaca, quien inició una discusión que continuó con agarrones y un empujón que hizo caer a la presunta víctima al suelo.

Los acusados, que también presentaron denuncias por agresión contra el denunciante, han responsabilizado a éste de continuar con las provocaciones a la puerta del establecimiento y de haber desencadenado los hechos.

El ciudadano argelino, que también se ha sentado en el banquillo para responder de los delitos imputados por los letrados de las defensas de los militares, ha negado a su vez esta versión y ha relatado que los acusados aporrearon la puerta del servicio al tiempo que le insultaban con los términos “negro, moro o musulmán”.


Publicidad


Al salir del servicio, ha añadido, los acusados comenzaron una supuesta agresión que continuó en la calle, donde, según ha afirmado, recibió patadas y puñetazos de hasta quince personas.

Por estos hechos, el ministerio fiscal solicita para los seis militares penas de 3 años de prisión con una agravante de discriminación por motivos racistas, así como el pago de una indemnización global de 5.500 euros por las lesiones sufridas y el perjuicio estético causados.

El informe forense señala que a consecuencia de los golpes recibidos, el denunciante sufrió lesiones en cara, cuello, pierna izquierda y espalda, así como pérdida de piezas dentales.

Además, reclama una condena de 2 meses de multa a razón de 6 euros diarios (360 euros) y una indemnización de 780 euros por la presunta falta de lesiones causada al acompañante de la víctima.


Publicidad


Por otra parte, el ministerio público solicita el sobreseimiento de las actuaciones judiciales abiertas por las lesiones sufridas por los acusados al entender que no quedó probado que la víctima fuera la causante de las mismas.

El juicio continuará mañana con los testimonios de testigos presenciales de los hechos y de los agentes policiales que intervinieron, y seguirá a lo largo de la semana con los distintos informes periciales aportados a la causa.