Martes, 19 de Marzo de 2019

En el día de ayer se conoció que varios independentistas catalanes, de la órbita de los CDR -Comité de Defensa de la República de Cataluña-, arrancaron de cuajo varios carteles informativos de la carretera aragonesa A-231 (reconocida como T-333 en Cataluña) que fueron colocados hace pocos días en castellano.

Éstos carteles, concretamente, fueron colocados delante de varios con información en catalán, por parte del Gobierno de Aragón. Por ello, la reacción de los independentistas de arrancarlos.

Sin embargo, no es el único acto vandálico perpetrado por la órbita de los CDR.


Publicidad


En el día de ayer, según La Comarca, la citada carretera aragonesa, apareció con numerosas pintadas independentistas reclamando la anexión de parte del territorio de Aragón a los ficticios Països Catalans que reivindican los separatistas. En un muro de contención, en la carretera A-231, se puede leer: “La Franja es Cataluña”, junto a una estelada.

Este territorio es la parte aragonesa de las comarcas orientales que lindan con Cataluña. Consideradas la ‘Franja de Ponent’ en su ansiada nación catalana. Son casi 4.2oo kilómetros de Aragón.

A su vez, otra pintada colocada en el mismo muro de contención reclama la devolución de los bienes de Sijena, secuestrados por Cataluña durante años hasta la sentencia favorable a Aragón para su devolución al Monasterio de Santa María de Sijena (Huesca).


Publicidad


Los CDR aseguraron, hace pocas semanas, que aumentarían su reivindicación en suelo aragonés para visibilizar la lucha del separatismo por conseguir ser una nación, así como reclamar la libertad de los políticos presos -de manera preventiva- por el golpe separatista de 2017.

Su primer acto fue empapelar con lazos amarillos lugares céntricos de Zaragoza: el Balcón de San Lázaro, el Puente de Hierro, el Instituto Don Pedro de Luna o el entorno de la iglesia de La Magdalena. Hace poco, en la N-230, la carretera que une Lérida con el Valle de Arán por la provincia de Huesca, cortaron la vía durante casi dos horas tanto con barricadas como con la provocación de incendios.