Martes, 19 de Marzo de 2019

La decisión del juzgado de Violencia sobre la Mujer nº1 de Zaragoza ha vuelto a emitir la condena a un hombre, maltratador reincidente, tras la denuncia de su actual pareja.

Hace pocos días se conoció que el hombre ejercía de manera habitual violencia contra su ex pareja así como que abusaba sexualmente de su hija pequeña de 8 años, según denunciaba la pequeña.

Y con todo ello, según la decisión del juez, debía mantenerse el régimen de visitas. Con lo que la menor debía seguir conviviendo con su padre.


Publicidad


En esta segunda condena, según publica Radio Zaragoza, tras la denuncia de su actual pareja, el juez no ha desestimado las visitas. Y por tanto, deberá seguir conviviendo con su hija de 8 años.

El maltratador fue condenado en el año 2014 por violencia de género a su anterior pareja, y madre de la menor.

En ese momento la madre no dudo en alejarse del agresor. Sin embargo la menor está obligada, por decisión judicial, de vivir con su padre pese a que ésta ha denunciado en alguna situación que abusa sexualmente de ella.

EL INICIO DE LAS DENUNCIAS

La primera denuncia fue interpuesta en julio de 2016 tras una estancia vacacional de la menor con su padre y relatar ésta a su madre que sufría escozores en la zona genital y que tenía problemas para orinar.

En la consulta médica a la que llevó la madre a su hija, la menor contó a la especialista que su padre le había introducido los dedos en su vagina “hasta un hueso”, testimonio que originó la interposición de la denuncia penal.

Esta primera denuncia, confirma la madre, fue archivada tras una exploración hecha por forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón(IMLA) en la que la menor, que tenía entonces 5 años, se desdijo.


Publicidad


La madre volvió a denunciar a su expareja, de la que se separó tras denunciarle por malos tratos, en septiembre de 2017, tras volver a constatar, explica, que su hija era intimidada por su padre para que no hablara de lo ocurrido.