Viernes, 24 de Mayo de 2019

Roda de Isábena (Huesca) es otro de los pueblos secretos que no se puede dejar escapar. Un lugar con un encanto único, trufado de historia medieval, y rodeado por tres sierras magníficas que dotan al municipio de un entorno con una extrema belleza.

Y no sólo eso: Roda de Isábena es el pueblo más pequeño con Catedral. Se trata de la Catedral de San Vicente.


Publicidad


En el Valle de Isábena se encuentra una de las poblaciones más sorprendentes de Huesca. Fue sede episcopal y capital del Condado de la Ribagorza. Sus calles medievales, sus rincones y plazoletas nos remontan a otra época. Cuenta con un gran número de obras artísticas, y una nutrida gastronomía que es difícil de olvidar.

El municipio oscense de Roda de Isábena / HOY ARAGÓN

Sin duda, lo más destacado es la catedral. Su construcción se inició en el año 956, por orden de Ramón II, conde de Ribagorza y finalizó en el siglo XVII con la culminación de su torre y del pórtico.

Su iglesia cuenta con una preciosa portada con capiteles historiados y puerta de tradición mudéjar.

En su interior se conserva la cripta con los restos de San Román, en un sepulcro esculpido del siglo XII y primorosas pinturas murales románicas del siglo XII, donde sobresale el Pantocrátor.

La hospedería goza de gran belleza con una dilatada historia medieval / HOY ARAGÓN


Publicidad


En tiempos, existió un importante museo con impresionantes y únicas piezas medievales.

Destacaba la silla de San Ramón, un bien artístico expoliado por el vándalo ‘Eric, el Belga’; en la noche del 7 de diciembre de 1979 al robar una treintena de piezas.

La Silla de San Ramón era el mueble más antiguo de la Península Ibérica. La silla terminó destrozada, ya que ‘Eric, el Belga’ tuvo que dividirla en piezas para sacarla de España sin ser detectado.