Martes, 16 de Julio de 2019

Los siete partidos con representación en las Cortes de Aragón –PP, PSOE, Podemos, PAR, Cs, CHA e IU– han firmado este martes un Pacto por la Convivencia en el que se comprometen a no hacer uso partidista de la inmigración en campaña electoral y a rechazar “sin concesiones” los discursos basados en la xenofobia.

Se trata de un documento a iniciativa del Foro de la Inmigración ante la celebración de las elecciones autonómicas y locales del 26 de mayo por el que además se comprometen a elaborar propuestas en materia de inmigración y convivencia intercultural basadas en el principio de igualdad de derechos, deberes y obligaciones para todos los aragoneses, sea cual sea su origen.


Publicidad


Una firma, en la sede del Gobierno de Aragón, en el edificio Pignatelli, que evidencia, según destacó la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, Mariví Broto, el compromiso de los partidos de no usar la inmigración como “arma arrojadiza” en Aragón, una tierra que a lo largo de la historia ha sido “crisol” de identidades y que actualmente acoge a alrededor de 130.000 personas extranjeras que son muy importantes para la mejora de las condiciones de vida y la economía de la región.

Este compromiso supone una muestra más de que Aragón es territorio de pactos y de integración por el que se han felicitado todos los firmantes, Ana Marín, del PP, Darío Villagrasa, del PSOE, Erika Sanz, de Podemos, Clemente Sánchez-Garnica, del PAR, Desirée Pescador, de Cs, José Luis Soro, de CHA, y Álvaro Sanz, de IU.

No obstante, Soro advirtió de que para que el pacto cumpla con lo que recoge, los partidos deben ir más allá de las firmas y no “homologar” a quienes basan su discurso en el odio y el miedo, y tras las elecciones, ha dicho, se verá si los partidos que hoy han firmado este compromiso “de verdad están dispuestos a aislar” a quienes utilizan la inmigración como arma política.


Publicidad


A la firma asistieron diversas entidades que forman parte del foto de la inmigración, entre ellas Sos Racismo, que ve con “auténtico pavor” que empiecen a calar los discursos excluyentes en torno a la inmigración que están llegando a España.