Lunes, 17 de Junio de 2019

La Asociación Tutelar Aragonesa de Discapacidad Intelectual, Atades, ha lanzado la campaña #BastaYadeEtiquetas, en la que usuarios de la organización reclaman que se les llame por su nombre y no se les coloque etiquetas ni prejuicios.

El presidente de Atades, Jesús Soto, ha aseverado en rueda de prensa este martes, Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, que se trata de una campaña de largo recorrido y “sin límite territorial” que muestra cómo las etiquetas señalan y perjudican a las personas con discapacidad intelectual y en riesgo de exclusión.


Publicidad


Ainhoa, una de las protagonistas del anuncio que conforma la campaña, ha tenido que oír en muchas ocasiones como la llamaban “analfabeta” y “subnormal”, una “crueldad” a la que quiere hacer frente con esta iniciativa. “Aunque la sociedad no se dé cuenta, hace daño“, ha subrayado Ainhoa.

#BastaYadeEtiquetas tiene tres objetivos principales: romper los prejuicios, sensibilizar a la sociedad y movilizarla, según ha precisado el gerente de la Asociación, Félix Arrizabalaga, quien también ha anunciado que en mayo pondrán en marcha una recogida digital de firmas para recabar apoyos y solicitar medidas “contra las etiquetas” a las instituciones.

También en esas fechas se comenzarán a vender de forma electrónica unas bolsas de tela serigrafiadas con el lema de la campaña que han sido elaboradas íntegramente por personas con discapacidad intelectual del Centro Santo Ángel de Atades.

#BastaYadeEtiquetas se enmarca dentro de las metas previstas en el Plan Estratégico de la organización 2018-2022, y refuerza el Objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU para la reducción de las desigualdades.


Publicidad


Desde la Asociación también han querido remarcar que la Unidad de Apoyo a Víctimas con Discapacidad Intelectual, en sus 3 años de vida, ha descubierto 93 casos de maltrato y ha alertado de que, en muchas ocasiones, se trata de violencia intrafamiliar, lo que dificulta su detección.

Atades ha recordado que en 2018 atendió a unas 3.000 personas y, desde 1962, presta apoyo a personas con discapacidad intelectual y sus familias durante todo su ciclo vital.