Miércoles, 24 de Abril de 2019

Cuarenta obras del Renacimiento, catorce de las cuales nunca se habían mostrado en la exposición permanente, han regresado al Museo de Zaragoza, que tuvo que cerrar el espacio que dedicaba a este periodo artístico por las obras del aparcamiento de la calle Segismundo Moret, que arrancaron en marzo de 2016.


Publicidad


El Renacimiento, “un periodo de esplendor en Aragón”, ocupa desde este miércoles dos salas del Museo de Zaragoza, en las que se puede ver pinturas, esculturas, mobiliarios e incluso cerámicas muelenses de esta etapa artística, según ha explicado el director del centro, Isidro Aguilera, durante la reapertura del espacio.

Damián Forment, Gil Morlanes o Juan de Juanes son algunos de los autores de las obras que se pueden contemplar en estas salas, en las que también se recogen piezas anónimas porque, como ha señalado Aguilera, la estética de un momento artístico determinado no está representada solo en las “grandes obras”, sino también en “los niveles más modestos”. 

Entre las piezas expuestas, el director del museo ha destacado el sitial del abad del Monasterio de Rueda, una obra de carpintería y escultura de madera “fabulosa” que data de finales del siglo XVI y que formaba parte de la sillería del coro del monasterio.

Otra de las singularidades es el “Doble retrato de matrimonio“, de la boloñesa Lavinia Fontana, un cuadro de pequeño formato pintado por las dos caras, apareciendo en un lado la propia autora y en el otro su marido.

La reapertura, que ha costado en torno a 9.000 euros, ha supuesto un gran esfuerzo de diseño, ha admitido Aguilera, porque el museo “se queda pequeño” para mostrar toda su colección.

La calidad y excelencia de la obra, su representatividad dentro del Renacimiento y la variedad de la muestra han sido los criterios seguidos por los técnicos para escoger las obras a exponer.


Publicidad


El director del Museo de Zaragoza ha adelantado que el próximo mes pretenden reabrir la sala dedicada al Gótico y, próximamente, la galería y otros espacios que también cerraron por las obras.

Por su parte, el director general de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón, Nacho Escuín, ha remarcado el papel del museo como “espacio significativo” del arte en la comunidad y ha recordado que la visita al centro es gratuita