Lunes, 17 de Junio de 2019

El fantasma del trasvase del río Ebro centra el pulso final de la campaña de las elecciones generales en Aragón. La iniciativa de promover un nuevo trasvase del río Ebro, por parte del Gobierno de Pedro Sánchez, a las comarcas occidentales de Cantabria, ha levantado un cruce de declaraciones en contra de la pretensión del Gobierno socialista.


Publicidad


Según publicó este periódico en exclusiva, en el día de ayer, el Gobierno nacional activó hace un mes -el pasado día 21 de marzo de 2019- un trasvase del Ebro a Cantabria apurando el límite legal para no entrar de lleno, en mitad de las elecciones generales, en la reforma del Plan Hidrológico Nacional.

En el momento de la activación del trasvase, las elecciones generales estaban convocadas por el presidente Pedro Sánchez para el próximo día 28 de abril.

El propio gobierno socialista, a través del ministerio de Transición Ecológica de Teresa Ribera, mediante una propuesta de acuerdo de Consejo de Ministros, autorizaba una transferencia hídrica de 4.99 hm3 al año de carácter indefinido a Santander -y a su área metropolitana-. El propio gobierno de España notificó ayer, tras la información publicada por HOY ARAGÓN, que el trasvase estaba descartado, por el momento.

*Aquí puedes leer de manera íntegra el documento de Propuesta de Acuerdo de Consejo de Ministros

En la propuesta se especificaba que el objetivo del nuevo trasvase del Ebro es “dar una satisfacción permanente a las necesidades de abastecimiento de Cantabria“. En mayor medida, por la necesidad de garantizar el abastecimiento de agua de boca a la ciudad de Santander durante el periodo vacacional por la alta concentración de población.


Publicidad


INDEFINIDO Y PERMANENTE

El mini trasvase de 4,99hm3 al año no es una circunstancia puntual. Ni mucho menos extraordinaria. Según el mismo documento ministerial, la transferencia hídrica se detalla con “carácter indefinido”. Y en ningún caso se argumenta una circunstancia anómala o de urgencia.

Una aseveración, en el citado documento oficial, que contradice las declaraciones del número dos del ministerio de Transición Energética, Hugo Morán.

El dirigente ministerial acreditó ayer que la nueva transferencia de caudales a Santander -y las comarcas occidentales de Cantabria-, previa solicitud de la alcaldesa de Santander (PP) hace un año, era de carácter extraordinario ante la prolongación de periodo seco y el cumplimiento de una sentencia del Tribunal Supremo en relación al PGOU de Santander.

Y, según añadió, la propuesta de trasvase por parte del Gobierno de España está paralizada por las recientes precipitaciones que lo hacen innecesario. 

Todo ello, contradice el texto del Acuerdo del Consejo de Ministros que preveía autorizar la transferencia de caudales anualmente, apurando el limite legal, de manera indefinida. Se decretaba el abastecimiento de 4,99 hm3, siendo el límite legal 5 hm3, para no solicitar una reforma del Plan Hidrológico Nacional en periodo electoral.


Publicidad


Es más, el mismo texto ministerial, lejos de acreditar una situación extraordinaria como asegura el Secretario de Estado Hugo Morán, recoge que el abastecimiento de 4,99 hm3 se realizará “sin perjuicio de que pueda autorizarse por Ley del Plan Hidrológico Nacional, en un futuro, una transferencia de recursos hídricos desde la Demarcación Hidrográfica del Ebro a la Demarcación Hidrográfica del Cantábrico Occidental de mayor volumen“.

En ningún momento el texto del Acuerdo de Consejo de Ministros se fundamenta en una autorización de nuevos caudales a supuestos de excepcionalidad o urgencia, o en la activación de mencionado protocolo al que alude el Secretario de Estado de Medio Ambiente.

EL ARTÍCULO 14

Esta nueva transferencia activada por el Ministerio de Transición Energética, con fecha 21 de marzo de 2019 -conforme se acredita en la Propuesta de Acuerdo de Consejo de Ministros-, no se contempla dentro del ya existente Bitrasvase Ebro-Besaya-Pas de 1982.

Sino que tal y como se expresa en el Acuerdo de Consejo de Ministros, esta transferencia se plantea: “para las nuevas necesidades existentes y con independencia del ya existente Bitrasvase, resultando imperioso dar una satisfacción permanente a las necesidades de abastecimiento de Cantabria”.

Las obras del Bitrasvase del Ebro en territorio cántabro / Diario Montañes

Es una autorización de nuevos caudales que exceden los ya contemplados del Ebro-Besaya. Por ello, el Ministerio de Transición Energética utiliza el artículo 14 de la Ley del Plan Hidrológico Nacional, y posteriormente, informa al Gobierno de Aragón la transferencia hídrica, como dicta la ley.


Publicidad


Si, según las palabras del Secretario de Estado de que no se atiene a otro trasvase, si no una mera activación del protocolo ordinario para situaciones de emergencia, no se hubiese procedido a activar el trámite de audiencia a los organismos de cuenca afectados ni la solicitud de informe al Gobierno de Aragón, acreditan fuentes conocedoras del procedimiento. Ni la creación de una Comisión Mixta de Gestión Técnica para ello.

El uso del artículo 14 de la Ley del Plan Hidrológico Nacional, para las transferencias de 5 hm3 o menos, permite soslayar así el trámite de información pública y comunicación a la Comisión Permanente del Congreso. Y por tanto, al resto de las fuerzas políticas ante la eminente campaña electoral ya convocada.

La infraestructura prevista para soportar, de manera parcial y complementaria, la transferencia de 4,99 hm3 está asociada a la transferencia de caudales conforme las obras previstas en el ‘Proyecto Refundido de Abastecimiento de Agua a Cantabria‘, a ejecutar por la Sociedad Estatal de Aguas de las Cuencas de España (ACUAES).

Un proyecto valorado en su ejecución en poco más de 100 millones de euros con un plazo de ejecución de 24 meses, habiendo sido aprobado por Resolución de 27 de marzo de 2018, de la Dirección General del Agua, tal y como se deduce de la propia página web de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico.

Consiste, a grosso modo, en una nueva captación en el Embalse del Ebro y una tubería de transporte en Y, con dos ramales de conexión a los sistemas de abastecimiento de Santander y Torrelavega.


Publicidad


El Ministerio de Transición Energética asegura a este periódico que el proyecto, a día de hoy, está descartado de la agenda del gobierno. Sin embargo, está aseveración tan sólo se ha hecho pública después del artículo de este periódico en el día de ayer. E incluso ha sido conocida la paralización, por primera vez, por parte del Gobierno de Aragón, en el día de ayer.

LA SOMBRA DEL TRASVASE EN ARAGÓN

Por otro lado, en lo que respecta al Gobierno de Aragón, fuentes oficiales confirman que el Gobierno de España puso en conocimiento del aragonés la propuesta de trasvase del río Ebro a las comarcas occidentales de Cantabria.

El Ejecutivo aragonés consideró insuficiente la información enviada por parte del Ministerio sobre el proyecto, por lo que solicitó más documentación para poder elaborar un informe preceptivo, según obliga el Estatuto de Autonomía de Aragón.

De todas formas, según las mismas fuentes, desde el gobierno aragonés -del socialista Javier Lambán- se opondrán a cualquier trasvase “venga de donde venga”. Y sentencian que “el Gobierno de Aragón se opondrá”, e incluso, “combatirá cualquier trasvase del Ebro que se plantee”.