Viernes, 24 de Mayo de 2019

Podemos iniciar este artículo haciendo una aproximación a lo que podríamos definir como dato y no es sino la unidad mínima que conforma la base de la información y que por sí solos no pueden aportar gran cosa, pero en su conjunto nos pueden ayudar, siempre que haya un trabajo previo de organización y tabulado de los mismos.


Publicidad


Alrededor nuestro, somos capaces de captar, observar e incluso medir multitud de datos. En nuestra vida personal somos devoradores de datos: temperatura, peso corporal, calorías, etc.; en nuestra vida profesional: ventas, unidades, ratios, etc. Estos datos de manera aislada son incapaces de modelar la información.

En este punto, aparece el big data. El Big Data es un término muy de actualidad, pero del que no todo el mundo conoce su significado. Con Big Data nos referimos a conjuntos de datos de un gran tamaño que crecen muy rápidamente con el paso del tiempo y cuya complejidad reside en la heterogeneidad de mismos.

Dado el tamaño de estos conjuntos, el procesamiento de estos datos con software convencional no es posible, pero el análisis de los datos aporta un conocimiento que sería impensable hace tan solo unos años. Las fuentes para obtener estos datos son muy variadas y cada día se generan muchas más, por ejemplo, la humanidad ha generado diariamente millones de datos en los últimos dos años que sumados tienen una magnitud mayor que todos los generados a lo largo de la historia.


Publicidad


Desde el punto de vista empresarial, cada día son más las compañías que ven una oportunidad en la explotación del Big Data generado en su negocio en múltiples fuentes. El objetivo es siempre conseguir construir una base de información con la que llegar al conocimiento.

Para conseguir esta información, debemos ser capaces de modelar esa cantidad ingente de datos que nos rodea. Cada vez generamos más y más datos. Cuando esté generalizado el IoT (Internet of things o internet de las cosas, que dedicaremos otro artículo más adelante) se comenzarán a enviar muchísimos más datos.

Por ejemplo, dispositivos como Alexa de Amazon ya lo está haciendo.

Hoy en día solo se analiza el 0,5% del Big Data que existe, por lo que el potencial margen de mejora es espectacular. Existen en el mercado numerosas soluciones, cada una de ellas con sus valores diferenciales.

Una de las más novedosas, potente y atractiva es SAP Analytics Cloud, ya que permite realizar una planificación real y fiel con los datos, además de llevar a cabo predicciones basadas en el uso combinado de diferentes algoritmos y la tecnología machine learning integrada en la propia herramienta. Una herramienta accesible a cualquier PYME aragonesa ya que su licenciamiento es sumamente accesible.


Publicidad


Decía el actor Chris Hardwick que “ya no estamos en la era de la información. Estamos en la era de la gestión de la información.” Es por ello por lo que debemos utilizar aquellas herramientas que nos ayudarán a pasar al siguiente estadio: el conocimiento.