Miércoles, 17 de Julio de 2019

Ibercaja Banco contribuyó con 629,4 millones de euros al Producto Interior Bruto con el desarrollo de su actividad en 2018, según el documento publicado este viernes que refleja, a través de diferentes indicadores, la contribución real y efectiva del banco aragonés al desarrollo de los territorios donde actúa.


Publicidad


El informe, según apuntan desde la entidad, muestra el compromiso de Ibercaja con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), principios que guían las actuaciones responsables de la entidad, para sumar esfuerzos en la consecución de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

En cuanto a la aportación a la sociedad, la Fundación Bancaria Ibercaja invirtió más de 16 millones de euros de los que se beneficiaron casi un millón de personas y, por otro lado, gestionó 4.378 millones de euros en inversión socialmente responsable.

El informe recoge datos relacionados con las personas que trabajan en la entidad y su formación y, así, se pone de manifiesto que el año pasado el 99 % de la plantilla recibió formación presencial u online; 225 estudiantes universitarios realizaron sus prácticas en Ibercaja y 533 empleados participaron en programas de voluntariado.

Gracias a la actividad que desarrolla a través de sus empresas participadas, la entidad contribuyó con casi 20.000 puestos de trabajo directos e indirectos. 

El informe recoge que el 56 % de los créditos y préstamos concedidos en 2018 fueron destinados a empresas. Ibercaja cuenta con 227 gestores especializados en este segmento y ha realizado 242 jornadas y seminarios dirigidos a diferentes sectores del tejido empresarial.

Como novedad, en el impacto social de Ibercaja Banco 2018, se ha incorporado el apartado Innovación, con datos que muestran la evolución del Banco hacia una banca más digital, ya que el 64 % de las operaciones se realizan a través de la banca online, que cuenta con 677.000 clientes y la aplicación móvil del banco ya tiene 311.500 usuarios activos.

Ibercaja ha recibido este año el Sello RSA+ que, creado en 2018, reconoce el impulso de la entidad en aspectos clave de RSC como la igualdad, la conciliación, el voluntariado y la promoción de la cultura en la comunidad aragonesa.

El banco posee el Sello RSA desde 2015, en el que se valora su labor en responsabilidad social, “basada en la sensibilización, compromiso y transparencia”