Miércoles, 17 de Julio de 2019

El PSOE de Aragón ha arrancado la campaña electoral para las elecciones del 26 de mayo haciendo un llamamiento a la movilización para elegir entre un gobierno liderado por los socialistas u otro en el que la ultraderecha esté presente.

Junto al río Ebro, en un ambiente festivo, ante una gran multitud de simpatizantes que bailaban al son de canciones populares, los socialistas han comenzado con ánimo esta nueva campaña después de la victoria en las generales.


Publicidad


Bajo el lema “Juntos por Aragón“, el candidato a revalidar la presidencia autonómica, Javier Lambán, ha insistido en que, tras “el dulce sabor de la victoria” del pasado 26 de abril, ahora hay que esforzarse “tanto o más” y salir a las calles de Zaragoza y de todos los pueblos a llevar el mensaje socialista.

Instó a explicar lo que han sido estos últimos cuatro años: a su juicio, un gobierno que ha sacado a la Comunidad del “atolladero” de la situación “caótica“, “desesperanzadora”, de paro y de “desorden” en la hacienda pública en la que la había dejado la derecha.

El inicio de campaña del PSOE fue a orillas del Ebro / PSOE

“La derecha se ha cargado los servicios públicos”, subrayó Lambán, a lo que contrapusó que gracias al PSOE Aragón se lidera la recuperación, la creación de empleo y es “la envidia” de España en materia social.

“La derecha no cree en Aragón y por eso no puede gobernar Aragón”, porque introduce “dos velocidades” en la manera de vivir de los ciudadanos: “la de los ricos y la de los pobres”, sentenció.


Publicidad


Por último, alertó de que las fuerzas conservadoras van a tratar de convertir estas elecciones en una “revancha” para convertir las instituciones en un “ariete” contra el Gobierno de Pedro Sánchez, por lo que ha emplazado a ganar también esta segunda vuelta.

Por su parte, la candidata a la alcaldía de la capital, Pilar Alegría, bajo el lema “Zaragoza en serio”, recalcó la importancia de no quedarse en casa el 26 de mayo, ya que el último escaño en juego los últimos comicios se decidió por unas pocas decenas de votos.

Se ha congratulado de que en España fueran capaces de parar a “las tres derechas”, pero pidio que también se paren en Aragón para que no traigan “el blanco y negro”