Martes, 25 de Junio de 2019

Aínsa es una máquina del tiempo. Un pueblo del siglo XXI repleto de casas medievales con solera relatan su pasado románico. Según publica la página de ocio con más lectores, Enjoy Zaragoza, es un remanso de paz para conocer la belleza de un pueblo aún anclado en la Edad Media.

Un arco de piedra marca el camino al casco histórico que recuerda su pasado desde el primer paso. La entrada al casco histórico, en el que la Plaza Mayor y el castillo ejercen de anfitriones principales, son el principal reclamo turístico de la población.

La iglesia parroquial de Santa María, construida en el siglo XII, es una de las máximas expresiones de su legado.


Publicidad


Cuenta la leyenda que los cristianos lograron reconquistar la ciudad gracias al valor que les infundió la aparición sobrenatural de una cruz luminosa tras una carrasca. El motivo quedaría  reflejado por siempre en el folclore y festejos locales, e incluso en el escudo de Aragón con la cruz de Sobrarbe.

El origen de la localidad se remonta al año 1.124 cuando el rey Alfonso I dota a la villa de fueros y privilegio de población. Después de la toma de la localidad por los musulmanes, se reconquista con Garcí Ximénez, quien fue el primer rey del Sobrarbe, en el 724.


Publicidad


La Villa de Aínsa, declarada Monumento Histórico-Artístico, fue la antigua capital del Reino de  Sobrarbe, en Huesca. Aínsa se eleva a 589 m de altitud, entre los ríos Cinca y Ara. Lugar de confluencia entre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el de Posets-Maladeta, y el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara.

UN PARAÍSO NATURAL

Aínsa es un lugar de ensueño para cualquier amante de la naturaleza. El Parque de Ordesa, Monte Perdido o la Sierra de Guara, son enclaves perfectos para el montañismo y otros deportes de aventura, como BTT o Enduro.

Además del patrimonio cultural de incalculable valor que hemos tenido ocasión de descubrir, Aínsa es conocido por su “Morisma”, festividad en conmemoración de la reconquista de la villa que se celebra cada dos años (la próxima tendrá lugar en 2016, ¡no te la pierdas!).