Lunes, 22 de Julio de 2019

El pasado sábado el esperpento colapsó el Ayuntamiento de Huesca. Las fuerzas de centro derecha pactaron unir sus votos para investir a la candidata del PP, Ana Alós, como alcaldesa de Huesca.

Sin embargo, un ‘desconocido’ voto en blanco torció los planes de la derecha para darle la alcaldía al candidato del PSOE, Luis Felipe, por ser la lista más votada en el municipio.

Desde entonces, el PP comenzó a armar una moción de censura trufada de desagravios a Ciudadanos al entender que éstos fomentaron el voto en blanco rompiendo el pacto suscrito con el PP. Una acusación que no se ha podido comprobar. Y que incluso voces del entorno del PP achacan a que el voto en blanco pudo salir de las filas populares.


Publicidad


En el día de hoy, marcado como límite para decidir si se proponía una moción de censura del centro derecha al alcalde del PSOE para investir (otra vez) a la candidata del PP, se ha desechado esa opción por parte de Ciudadanos. Los tres ediles de la formación naranja no han suscrito la propuesta de moción de censura.

Una propuesta de moción de censura que tampoco ha firmado finalmente el único concejal de VOX, Antonio Laborda, tras conocer que Ciudadanos había rechazado suscribirla.

LA TENSIÓN ENTRE PP Y CIUDADANOS

Desde el pleno de investidura, la tensión surgida entre ambas formaciones ha provocado un cruce de reproches y de acusaciones de “mentir” entre PP y Cs respecto a la autoría del voto en blanco que ha impedido la posibilidad de un acercamiento entre ambas formaciones.

El grupo del PP en el Ayuntamiento de Huesca, tras acreditarse que el alcalde será del PSOE, ha avanzado un posible acuerdo de estabilidad al alcalde socialista, tras no haber conseguido el apoyo a su moción de censura de los tres concejales de Ciudadanos, a los que la edil popular Ana Alós ha acusado de no haber respetado el acuerdo a tres bandas con VOX.

La líder del PP en Huesca, Ana Alós, ha explicado que la decisión se sustenta en dar estabilidad al gobierno municipal de Luis Felipe de cara a la aprobación de “ordenanzas, presupuestos y cuestiones de interés para la ciudad” a lo largo de los próximos 4 años.


Publicidad


Ana Alós ha destacado que la decisión de su grupo de prestar su apoyo a Luis Felipe es para que éste “no dependa de un grupo como Ciudadanos, en el que a día de hoy hay una persona que votó en blanco que podemos calificar de tránsfuga, oculto o amparado por su propio partido”.

Ha precisado que el acuerdo ofrecido a Luis Felipe no será de gobierno sino de estabilidad, a fin de garantizar que la ciudad dispondrá de presupuestos y de ordenanzas, “lógicamente, sentándonos antes a hablar y a llegar a acuerdos”, ha añadido.

Ha advertido de que si en los próximos días se producen movimientos para la conformación de un gobierno entre PSOE y Ciudadanos se empezará a “entender cosas sobre lo que ha pasado”.

EL ‘NO’ DE CIUDADANOS

Por su parte, Ciudadanos ha hecho público, antes del vencimiento de la hora dada por el PP para suscribir la propuesta de moción de censura, un comunicado contrario a otorgar un “cheque en blanco” a Alós para la formación de un gobierno municipal los próximos cuatro años.


Publicidad


La formación naranja y su portavoz, José Luis Cadena, a través de un audio remitido a los medios, asegura que la moción de censura debe de ser “constructiva” y apoyarse en la “confianza mutua” entre los proponentes, y considera que antes de ser planteada es necesario un periodo de “análisis y reflexión” respecto a lo ocurrido en el pleno de investidura.

Ciudadanos censura en su escrito los “descalificativos, insultos y falsedades” de los que responsabiliza al PP en relación al voto en blanco causante de la situación, e invita a los populares a “abrir un periodo nuevo en las relaciones entre ambas formaciones”