Viernes, 23 de Octubre de 2020

Esta historia comienza cuando dos hermanas de avanzada edad contratan a una cuidadora que les ayude en sus quehaceres diarios.

La mujer más mayor y a la que más tiempo tenía que dedicar fallece y la acusada continúa trabajando en este domicilio cuidando a la hermana, Martina, una mujer de 92 años, tutelada por el Gobierno de Aragón y, según los informes de Fiscalía, con un importante deterioro físico y psicológico.


Publicidad


Con un sueldo de mil euros mensuales y alimentación y alojamiento pagados, la acusada vivía cuidando de la anciana y atendiendo a sus necesidades.

Cierto día, según explica en los escritos de acusación fiscalía y la defensa de la anciana, “aprovechándose de su vulnerabilidad comenzó a apoderarse de su dinero, escondiendo bajo su uso exclusivo las libretas bancarias para operar a su libre albedrío”, llegando, dice el sumario, a situar a Martina en “una situación de insolvencia absoluta”.

“EN 3 AÑOS SACÓ MÁS DE 180.000 EUROS”

Dice la abogada de Martina que su cuidadora nunca empleó el dinero extraído para atender a la anciana y que fue el director del banco quien acudió a los servicios sociales para alertar de esta situación.

La trabajadora social del Ayuntamiento cursó una solicitud de medidas de protección que terminó con la declaración de incapacidad de Martina y pasó a estar bajo la tutela del Gobierno de Aragón, quién también acusa a la cuidadora.


Publicidad


El abogado de la acusada tiene trabajo por delante e insiste en que su defendida no tenía acceso a las cuentas de Martina ni de su hermana. Apunta a la anciana como la persona que tenía plena potestad económica sobre sus cuentas y la responsable de los extractos bancarios.

Acusada del robo de ese dinero y de desatender a la anciana, la cuidadora se enfrenta a cinco años de prisión por un presunto delito de estafa o a la expulsión del país. Asimismo tendría, en caso de culpabilidad, que devolver el dinero que presuntamente sacó.

El caso llega a juicio y ambas partes se plantean una pregunta: ¿Dónde están ahora los 180.428,10 euros que la acusada sacó durante años y presuntamente de las cuentas de la anciana? Una parte lo reclama y la otra, la acusada, dice que no lo robó y que no sabe dónde está el dinero, ya que fue la dueña del mismo la que lo sacó y, según esta versión, lo reinvirtió.


Publicidad


¿A quién debemos creer? Será la juez de la sección tercera de la Audiencia Provincial de Zaragoza quien lo juzgue. Lo que sí sabemos es que, según la defensa de la acusada, no va a haber acuerdo y todo se decidirá en la sala de vistas.

Publicidad