Miércoles, 21 de Agosto de 2019

Gaizka, un niño de tres años de Aínsa (Huesca) falleció el pasado domingo al ser atropellado accidentalmente por el coche todoterreno con el que maniobraba su madre en un aparcamiento de la localidad tarraconense de Montblanc, quien no se percató de la presencia de su hijo.


Publicidad


La desgracia ha conmovido a la provincia de Huesca así como al municipio catalán. El suceso se produjo la tarde del pasado domingo en el aparcamiento de San Miguel, ubicado en el centro de Montblanc.

UN ACCIDENTE MORTAL

La familia, residente en Aínsa (Huesca), estaba celebrando sus vacaciones en Salou (Tarragona) y se disponía a regresar al municipio oscense cuando haciendo un alto en el camino, para visitar la villa medieval de Montblanc, sucedió el fatídico accidente.

En un principio, según aclaran fuentes conocedoras de la investigación, el accidente pudo estar motivado por un error de la madre a la hora de echar gasolina en su vehículo durante el camino de vuelta a casa. El surtidor se llenó de diesel y no de la gasolina que necesita el vehículo.

Es por eso que, según apuntan las fuentes, el error en el carburante provocara que el vehículo fallara durante las maniobras en el parquin.


Publicidad


La madre del pequeño Gaizka terminó golpeándole con su vehículo durante la maniobra de conducción. El niño acabó inconsciente con parada cardiorrespiratoria y con politraumatismos por el fuerte golpe.

El teléfono 112 recibió la llamada a las 18.15 horas del domingo. El aviso reclamaba con urgencia un transporte urgente para un niño de unos 3 años.

Al lugar del accidente se desplazaron dos ambulancias y un helicóptero del servicio de emergencias médicas de la Generalitat para el traslado del menor a un centro ambulatorio, aunque los especialistas no pudieron hacer nada por salvar su vida.


Publicidad


A raíz de este suceso, el Ayuntamiento de Montblanc ha colocado la bandera a media asta y ha decretado tres días de luto, al tiempo que ha transmitido su pésame a la familia del niño.

LA INVESTIGACIÓN

Por el momento, según puntualizó en nota de prensa el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), la juez no ha realizado “ninguna otra actuación que no sea recibirles“. Por el momento se descarta cualquier tipo de inculpación por el accidente a la madre del pequeño. Los padres no han declarado ni han sido citados.

“Para poder abordar el trámite de declaración es necesario, entre otras cosas, que la juez disponga del atestado completo, que aún no tiene en este momento. Y serán citados, en todo caso, cuando los facultativos aseguren que están en unas mínimas condiciones para poder hacerlo“, apuntan en el comunicado.

El encargado de la investigación judicial es el Juzgado de Instrucción 3 de Valls.