Domingo, 20 de Octubre de 2019

Un joven de 26 años ha sido detenido en Épila (Zaragoza) por tres delitos de maltrato animal, ya que al parecer dejó morir de inanición a dos perros y poseía un caballo con signos de desnutrición y abandono.

Fuentes de la Guardia Civil explican en una nota que agentes del Equipo Roca y de la Policía Judicial de La Almunia que prestaban servicio en la localidad observaron el pasado 1 de julio en el interior de una pequeña parcela, ubicada en la zona de Los Cabezos, un caballo blanco extremadamente delgado, desnutrido, con signos de abandono, sin agua ni comida y rodeado de excrementos y basura. 


Publicidad


Tras acceder al interior, los agentes hallaron dos perros fallecidos y no encontraron ni comida ni agua con la que pudiesen haberse alimentado.

En ese momento avisaron al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Tarazona y a veterinarios de la Oficina Comarcal Agroalimentaria (OCA), que acudieron el martes 2 de julio.

Allí, comprobaron que el caballo blanco localizado el día anterior no estaba en la parcela y que en su lugar había uno marrón. 

Además, al leer el microchip a los animales se comprobó que uno de los perros, de raza presa canario, no figuraba en la base de datos como sustraído, desaparecido o dado de baja, y con los datos obtenidos la Guardia Civil localizó a su propietario, un joven de 26 años y nacionalidad española que residía a escasos metros.


Publicidad


Este hombre dijo a los agentes que ese lugar no era de su propiedad y que lo utilizaba para albergar a sus animales y agregó que había vendido el caballo blanco que se había localizado el día anterior hacía unos días, y que el animal ya no estaba en la localidad.

Los agentes del Seprona le exigieron la documentación relativa al traslado del equino, momento en el que el joven se desdijo y afirmó que el caballo estaba en un lugar próximo, adonde se trasladaron para comprobar su estado.

Del examen realizado se determinó que el animal se encontraba en muy malas condiciones y con claros síntomas de inanición.

Por todo ello, el joven fue detenida por tres presuntos delitos de maltrato animal y se le interpusieron 21 infracciones administrativas a la ley de protección animal y a la de residuos y suelos contaminados.