Sabado, 11 de Julio de 2020

“No hay verano en el que no suceda una desgracia”. Es lo que cuentan los vecinos del barrio rural de Peñaflor (Zaragoza) sobre la conocida como ‘Peña del Cuervo’, un paraje del río Gállego con una zona más profunda donde acuden muchos jóvenes a bañarse.

“Lo que no saben cuando se tiran es que el río tiene corrientes y puede arrastrar a una persona hasta ahogarla”, explica otro vecino.


Publicidad


Según fuentes policiales que han confirmado aHOY ARAGÓN el hallazgo del cuerpo de un joven que podría llevar varios días en el río. Se trataría de un ‘mena’, un menor extranjero no acompañado, que podría haber fallecido ahogado en una de las pozas de este paraje cercano al barrio rural de Peñaflor, muy concurrido por bañistas en esta época del año.

“Algunos jóvenes vienen en autobús de línea hasta la peña y otros andando por la carretera”, explican testigos que aseguran que algunos de estos menores increpan a los conductores y llevan también bebidas alcohólicas para consumir en improvisados ‘botellones’.

LOS PELIGROS DE LA ‘PEÑA DEL CUERVO’

Responsables policiales han solicitado ya varias reuniones con autoridades municipales de la zona con la intención de intentar establecer algún sistema de seguridad para evitar futuras desgracias personales. “Llevamos demasiado tiempo advirtiendo de la situación de este paraje que entraña peligros que muchos chicos que vienen  no valoran”, explican fuentes cercanas a esta problemática.

Desde el Ayuntamiento de Peñaflor, su alcaldesa de este barrio rural de Zaragoza, Mari Carmen López, reconoce la preocupación por el trágico suceso que ha terminado con la vida de un menor. Entiende la alcaldesa rural que “o se prohibe el baño en la poza por las peligrosas corrientes o que se impongan unas normas” desde el Ayuntamiento de Zaragoza.

En la misma línea que las declaraciones de los responsables policiales, la alcaldesa asevera que en los últimos años se ha concentrado en la ‘Peña del Cuervo’ un nutrido grupo de jóvenes que hacen botellón “y otras cosas nada buenas”.

No obstante, desde el Ayuntamiento de Zaragoza han explicado a preguntas de este periódico que estudiarán la situación para dar una salida a este problema. El paraje comparte competencia y responsabilidad con la Confederación Hidrográfica del Ebro, el Ayuntamiento de Zaragoza, el Ayuntamiento rural de Peñaflor y la Diputación Provincial de Zaragoza.


Publicidad


Hace cerca de tres años el Ayuntamiento de Zaragoza invirtió cerca de 150.000 euros dentro de un plan para mejorar las riberas del río Gállego en esta zona de la ‘peña del cuervo’, catalogada como LIC, Lugar de Interés Comunitario. 

“Esta paraje es desde hace muchos años una zona habitual de baño en verano. No pedimos que dejen de venir sino que las autoridades controlen un poco la zona en cuanto a número de bañistas y a seguridad para no tener que volver a contar desgracias”, explican los vecinos afectados.

Publicidad
No Hay Más Artículos