Sabado, 08 de Agosto de 2020

Un total de 58 personas fueron detenidas en España (una en Aragón) en 2019 acusadas de estar vinculadas con el terrorismo yihadista, el doble que el año anterior, y casi el 45 % de ellas con nacionalidad española aunque de origen marroquí, sirio o iraquí.

Estos datos se recogen en un balance sobre el yihadismo en España en 2019 publicado por el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, cuya sede se construye en Vitoria.


Publicidad


El estudio resalta por una parte que se han intensificado las operaciones policiales contra la financiación del terrorismo yihadista y por otra se ha actuado contra reclusos que hacían actividades de radicalización y reclutamiento dentro de las cárceles.

En total el año pasado fueron detenidas en España 58 personas, el doble que en 2018. Además, investigaciones con servicios extranjeros dieron lugar al arresto de otras diez personas en terceros países.

UN YIHADISTA EN ARAGÓN

El día 31 de enero del pasado año 2019, la Guardia Civil detuvo en una operación contra el yihadismo en España, a un presunto yihadista marroquí, de 25 años, por incurrir en delitos de adoctrinamiento o adiestramiento terrorista y de enaltecimiento del terrorismo.

Este joven marroquí comenzó en 2013 su proceso de radicalización consumiendo y difundiendo propaganda yihadista de contenido violento, aunque no se ha detectado que mantuviera contacto con círculos radicales en Zaragoza.

Concretamente, según se acredita en la información que obra en poder de la Guardia Civil, el detenido promovió en redes sociales recuperar el Palacio de la Aljafería, antigua mezquita y centro cultural de la taifa de Saraqusta (Zaragoza), para el Estado Islámico (ISIS).

En el año 2013, difundió una imagen en redes sociales del palacio zaragozano junto la bandera del Estado Islámico. El yihadista se dedicaba, de manera exhaustiva, a apoyar el “califato virtual” que Daesh quiere implementar tras la pérdida de sus bastiones en Siria e Iraq, aunque su inclinación a favor de grupos extremistas es anterior a Daesh.

LOS DATOS EN ESPAÑA

Otro dato del informe es que en 2019 Madrid desplazó a Cataluña como la comunidad en la que se llevó a cabo un mayor número de detenciones. En Madrid hubo 23 detenidos, en Cataluña 8 (7 en Barcelona y 1 en Tarragona).

Por detrás se situaron la Comunidad Valenciana y Andalucía (6 en ambas), Canarias (4), Euskadi (3), Melilla (2) y Castilla-La Mancha, Castilla y León, Galicia, Navarra, Aragón y Ceuta (1 en cada).

Por primera vez en los últimos años, el mayor número de detenidos se dio entre los ciudadanos con nacionalidad española, ya que fueron 26, aunque de ellos 7 eran de origen marroquí, 9 sirio y 1 de origen iraquí.

A ellos se suman 22 arrestados marroquíes, 3 argelinos, 2 sirios y el resto de Libia, Irak, Francia, Mauritania y Túnez, con uno cada uno.

Al menos 30 de los 58 detenidos el pasado año fueron acusados de vinculación con el Daesh y 10 de trabajar en favor de Al Qaeda, cifra que duplica la que se registró en el ejercicio anterior. Sobre el resto de detenidos no constan simpatías específicas por un grupo u otro o si mostraban afinidad con los dos.


Publicidad


El estudio también constata un mayor esfuerzo de las Fuerzas de Seguridad del Estado en la lucha contra la financiación de estos grupos terroristas ya que si en 2017 un 7,8 % de los detenidos estaban implicados en esas actividades, el porcentaje de 2019 se eleva al 24 %.

En el pasado las FSE actuaban contra individuos que enviaban pequeñas cantidades de dinero a terroristas que operaban en Siria o en Irak, pero en los dos últimos años se han descubierto estructuras empresariales utilizadas para derivar importantes recursos económicos destinados no ya a individuos sino a alguna de las organizaciones terroristas más importantes como el Daesh o Al Qaeda.

Publicidad