Jueves, 04 de Junio de 2020

La provincia de Teruel en Aragón alberga varios de los pueblos más bonitos de España, esto es fácil de deducir por su belleza irreprochable que seduce inexorablemente a los visitantes ávidos de paisajes únicos, historia,  cultura y gente cálida.

Un grupo distinguido de siete rincones mágicos de Teruel forman parte del staff de lugares más bonitos de todo el territorio español. Entre los pueblos de Teruel dignos de visitar para deleitarte, y disfrutar de un viaje de naturaleza y huella imborrable en el corazón del turista, destaca Albarracín. A continuación te contamos más detalles de este bonito y especial lugar.

ALBARRACÍN, TERUEL: ¿COMO LLEGAR?

La sierra de Albarracín es un hermoso terruño ubicado al suroeste de la provincia de Teruel, en Aragón. Son 1.416,90 kilómetros cuadrados de camino en los que se pueden apreciar 25 municipios diferentes.

Es una población muy visitada por personas de distintas regiones de España y el mundo. Para arribar a Albarracín se aconseja hacerlo en un vehículo propio, de esta forma podrás conocer y recorrer plenamente la zona, además de aprovechar los beneficios del parking gratuito de la entrada.


Publicidad


Mientras te tomas un descanso después de varias horas de travesía en tu automóvil, pon celular en mano y despeja tu mente con un partido de póker en línea para comenzar la andanza por toda la comarca.

Pero, si te dispones a viajar por tierra puedes tomar de un autobús que sale diariamente desde Turiel y te deja justo en la entrada de la localidad de Albarracín, de lunes a sábado a partir de las 15:30.  La ruta para llegar a Albarracín desde la ciudad de Turiel atraviesa 35 kilómetros de carretera. 

El pueblo de Albarracín se levanta a 1182 metros de altitud, destaca por su deliciosa gastronomía, y numerosos lugares para explorar.

¿QUÉ VAS A ENCONTRAR?

En sus inmediaciones y calles empedradas se puede disfrutar de un clima agradable en verano, muy apto para practicar actividades de aventura en la montaña, atravesar senderos, vislumbrar majestuosas caídas de aguas de manantial desde los miradores panorámicos, y  realizar largos paseos por rutas y bosques de ensueño.

La cultura se hace presente en una localidad con una valiosa historia en la que el visitante se topa con antiguos acueductos romanos, que llaman especialmente la atención por su interesante infraestructura, y conservadas pinturas del arte rupestre que forman parte del patrimonio español y de la humanidad.

La uniformidad de colores en los edificios históricos preservados con estilos clásicos de corte ‎mudéjar-romano-árabe-gótico-barroco, a excepción de algunas casas de colores brillantes, brindan un espectáculo visual armonioso.

Lo anterior se denota dentro de un ambiente de acalorados matices terracota y ladrillo que pareciera que el tiempo y la historia se detuvieron por un instante.

En el interior de la comarca vas a encontrar la plaza Mayor, una especie de casco histórico que refleja los vestigios de una época, si caminas un poco verás el ayuntamiento de Albarracín, el museo de la Forja y un mirador que invita a disfrutar de la vista de la catedral.


Publicidad


Antes de completar la trayectoria hacia la emblemática catedral paseando por las angostas calles de suelos de piedra, te encontrarás con la casa de la Comunidad y el portal de Molina. Si aún sientes ganas de continuar el ascenso a las imponentes murallas encumbradas hasta la torre del Andador, puedes hacerlo pero procura llevar lo necesario para hacer ameno el recorrido.

Aprovecha para tomar algunas fotos desde los miradores para llevar un recuerdo físico de la visita, de regreso dirígete a la Catedral y luego al castillo de Albarracín. En  toda la vía ves paisajes vistosos de la muralla y la iglesia de Santiago.

Culmina tu itinerario con broche de oro visitando la iglesia de Santa María y la torre Blanca, esta última es un antiguo recinto de defensa que se alza sobre los 18 m de altura, construido en el siglo XIII, el cual completa el trio de castillos defensivos de la ciudad.

¿A DÓNDE IR?

Si emprendes una vuelta por este paraje aragonés no olvides apuntar tu mirada a sitios de visita obligada como: pinares de rodeno, el Museo Diocesano, el Museo de Albarracín Castillo (una inmemorial Fortaleza medieval), la Torre Blanca, el Acueducto romano de Gea de Albarracín, La rambla de Barrachina o Cañón rojo de Teruel, los Ojos de Cabriel: nacimiento del río Cabriel, la  Cascada del Molino de San Pedro en el Vallecillo, la Cascada del Molino de San Pedro en Calomarde y la Ruta del cañón de los arcos (Calomarde).

Publicidad
No Hay Más Artículos