Sabado, 03 de Diciembre de 2022

Por su orografía eminentemente montañosa, muchos de los trazados turísticos de Aragón solo se pueden recorrer a pie, en bici o, por qué no, a caballo. Esta última opción, la del turismo ecuestre, está cada vez más en boga. De hecho, los centros de hípica están notando cómo aumentan las personas que se interesan por esta práctica, en busca de actividades diferentes al aire libre.


Publicidad


Quienes estén aburridos del senderismo de siempre y quieran ir un paso más allá, el caballo es una alternativa para conocer Aragón. Este tipo de turismo es cada vez más accesible y no tener un equino propio no es impedimento para poder disfrutar de este tipo de actividades.

La mayor parte de la oferta de turismo ecuestre de la comunidad se concentra en la provincia de Huesca. En los alrededores de Jaca hay varios centros, como Caballos del Pirineo (en la localidad de Villanovilla); Pirineos Ecuestre que, además de funcionar como hípica, ofrece rutas a caballo en la naturaleza; o Caballos el Pesebre, entre Castiello y Villanúa.

Un paseo por el Pirineo con unas vistas increíbles / Pirineo Ecuestre

En Saravillo, en el valle de Gistaín, Chistau Ecuestre organiza paseos por la comarca de Sobrarbe, hasta sitios tan emblemáticos como el ibón de Plan. Cerca de Broto, Caballos Sarvisé o Casa Blas, con sede en dicha localidad, ofrecen excursiones por las inmediaciones del parque de Ordesa. En la sierra de Guara, la Hípica Bierge da a conocer la zona a caballo y El Ventorrillo hace lo propio desde Barbastro.

Si la de Huesca es la provincia con más kilómetros propicios para recorrer a caballo, la de Teruel no se queda atrás en cuanto a méritos. Y es que de las 32 rutas ecuestres homologadas por la Real Federación Hípica Española en todo el país, las tres que discurren por Aragón lo hacen por tierras turolenses.  


Publicidad


Una de ellas es la IE-15, conocida como la de ‘Los primeros pobladores’. Con casi 50 kilómetros de longitud, transcurre por el Matarraña, entre las localidades de Cretas y Valdeltormo, pasando por Mazaleón y Calaceite.

Las otras dos se encuentran en la comarca de Albarracín. La IE-012 Tramacastilla consiste en un recorrido circular por dicha localidad y la IE-34 es un trazado lineal por la Sierra de Albarracín y los Montes Universales.

Para quienes necesiten caballo, se pueden alquilar en centros como Caballos Albarracín, donde también se ofrecen paseos. En la ribera del Jiloca, el Centro Ecuestre de Santa Eulalia del Campo también imparte clases y organiza excursiones por el entorno.

Aunque en menor medida, fundamentalmente por las características de su terreno, la provincia de Zaragoza también esconde propuestas de turismo ecuestre. Muy próximo a la capital, en El Burgo de Ebro, se encuentran el Centro Hípico las Torres y Ebro Hípica. En ambos se imparten clases desde edades tempranas.

Más orientado al turismo, en Alagón está El Cerrado de los Frailes, que organiza rutas y un paseo a caballo por el agua. La Hípica el Zorongo, además de ser escuela, ofrece excursiones desde sus instalaciones, en la carretera entre Villanueva de Gállego y Castejón de Valdejasa. 

Otras alternativas próximas a Zaragoza para realizar este tipo de actividades son el Centro de Turismo Ecuestre Campo Alegre, en la localidad de Novallas, o De caballos y vacas, en Aranda de Moncayo. 


Publicidad


Una variada oferta con la que cualquiera, con conocimientos previos en equitación o no, puede recorrer Aragón a lomos de un caballo. Si se hace al paso, al trote o al galope ya depende de cada uno.

Publicidad