Domingo, 05 de Febrero de 2023

Con la ampliación de la ciudad hacia el sur, y especialmente, tras la construcción de El Corte Inglés de Sagasta y de la entonces Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, el foco gravitacional de la ciudad se desplazó desde el casco histórico hacia la plaza de Paraíso. Esta plaza, cuyo nombre evoca la figura del insigne zaragozano Basilio Paraíso, es de fundación reciente. Pero a pesar de esa juventud, ya que la zona se urbanizó a principios del siglo XX,  la plaza ha vivido numerosos cambios urbanísticos.


Publicidad



Publicidad


Edificios de nueva construcción, jardines y fuentes de quita y pon han visto como el entorno cambiaba, con tranvías, trolebuses y miles de automóviles siempre circulando por esta vía desde la que parte el paseo de la Independencia y los grandes bulevares que nacieron para articular la nueva ciudad que emergía con fuerza: Sagasta, Constitución, Gran Vía, y Pamplona.

UN PUENTE JUNTO AL PARANINFO

Plaza Paraíso

La plaza Paraíso, cuando el Huerva aún corría al aire libre / Hermanos Villuendas Torres – Gaza

Aunque hoy no lo veamos, por debajo de Gran Vía, plaza Paraíso y Constitución, el Huerva se encamina hacia el Ebro. Pero eso no siempre fue así. Hubo un tiempo en el que las aguas de este río zaragozano discurrían al aire libre, tal y como podemos ver en esta imagen de finales del siglo XIX, con el edificio de las Facultades de Medicina y Ciencias de la Universidad de Zaragoza todavía en construcción, y el llamado puente de Santa Engracia. Un puente que cruzaba el río Huerva y que unía la actual plaza con Sagasta y Damas.

SEPARADA DE LA CIUDAD POR LA PUERTA DE SANTA ENGRACIA

Plaza Paraíso

La puerta de Santa Engracia, con la Facultad de Medicina y Ciencia / José Luis Cintora – Gaza

Antes de la creación de la creación de la plaza, la puerta de Santa Engracia separaba la plaza de Pignatelli (actual plaza de Aragón), de las zonas que comenzaban a crecer hacia el sur, con un todavía inacabado edificio destinado a acoger las facultades de Medicina y Ciencias de la Universidad de Zaragoza.

UN MONUMENTO A BASILIO PARAÍSO

Plaza Paraíso

El monumento a la exposición Hispano Francesa en el Paseo de Pamplona / Conrado Barlés- Gaza

Cuando se creó la plaza de Paraíso, se diseñó como punto de conexión de los nuevos bulevares que servirían para articular la nueva Zaragoza. Uno de estos bulevares era el Pase de Pamplona. Un paseo arbolado hasta que se decidió talar los árboles para dejar paso a los automóviles. En aquel paseo inicial, destaca un espectacular monumento que hoy está ubicado sin pena ni gloria en el Parque Grande: el monumento en homenaje a la Exposición hispano-francesa de 1908. Esta foto de la confluencia del Paseo de Pamplona con la Plaza de Paraíso es del año 1933.

UNA PLAZA AJARDINADA Y ARBOLADA

Plaza Paraíso

Augusto estuvo presidiendo la Plaza Paraíso / Lucio de Miguel -Gaza

La plaza de Paraíso ha sido el hogar de fuentes y monumentos sin solución de continuidad. Uno de sus inquilinos fue el Augusto de Prima Porta que Mussolini regaló a la ciudad. En la plaza Paraíso estuvo rodeado de jardines hasta 1950, cuando se trasladó al ayuntamiento, y a continuación, a la muralla romana junto al torreón de la Zuda. Posteriormente, se trasladó de nuevo a la plaza Paraíso para ser colocado sobre un pedestal que imitaba la muralla, aunque en este caso, rodeado de coches. A finales de los años 80l, Augusto se trasladó de nuevo hasta la muralla, junto al Mercado Central, lugar donde permanece todavía.

EL COLEGIO JESUITAS, ANTES DE SER DEMOLIDO

Plaza Paraíso

La Plaza Paraíso, / Gerardo Sancho Ramo – Gaza

En el año 1966, fecha de esta fotografía con la fuente luminosa en primer término, todavía estaba en pie el edificio del colegio de los PP. Jesuitas, en cuyo solar se levantaría la sede central de la Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja.

LA FUENTE LUMINOSA

Plaza Paraíso

En Paraíso ha habido dos fuentes luminosas presidiendo la plaza / Comercial Josan – Gaza

Tras eliminar los jardines, se instaló en los años 60 una fuente luminosa, que era una de las más grandes y espectaculares de España en aquel momento. Y allí estuvo hasta que a mediados de los años 70 se desmontó y trasladó al Parque Grande, donde continua todavía. En la plaza Paraíso se construyó una gran glorieta ajardinada, hasta que en los años 90 se construyó una nueva fuente, en activo hasta que las obras del tranvía hicieron que desapareciera.


Publicidad


UN QUIOSCO DE HELADOS ULTRAMODERNO

Plaza Paraíso

Quiosco de helados Roxy / Gerardo Sancho Ramo – Gaza

Si existiera hoy en día, este quiosco de helados sería una auténtica joya del diseño. Con una imagen moderna y de vanguardia, este quiosco era de helados Roxy. Estaba situado en la plaza de Paraíso, tal y como atestigua esta foto tomada en verano de 1963.

Publicidad