Domingo, 01 de Agosto de 2021

Zaragoza tiene una deuda eterna con la figura de Goya. Su última gran oportunidad, fue la de crear un gran museo en la plaza de los Sitios, con un proyecto firmado por el prestigioso estudio Herzog & de Meuron en 2006. Pero nunca se consiguió rematar.


Publicidad


Con la celebración este año 2021 del 275 aniversario del nacimiento de nuestro pintor más universal en la localidad zaragozana de Fuendetodos, desde el Ayuntamiento de Zaragoza han lanzando un plan para reactivar la figura del artista, con ideas como rebautizar la estación de Delicias con el nombre de Goya, o crear un espacio museístico cuyo contenido aún se desconoce en el palacio de la Lonja.

Pero mientras instituciones y entidades se ponen de acuerdo en darle forma al nuevo lugar museístico para aprovechar la figura de Goya, conviene hacer un recorrido para conocer los lugares en los que Goya vivió en nuestra ciudad.

Y más concretamente, por las 10 casas en las que vivió el pintor de Fuendetodos en la capital aragonesa que son desconocidas por la mayoría de la población.

ENTERRADAS, DESTRUIDAS Y POCO REIVINDICADAS

La casa levantada en la Plaza San Miguel tan sólo tiene una pequeña placa que recuerda su historia / HOY ARAGÓN

Realmente, de todas las casas en las que Goya vivió, sólo hay una que todavía permanece en pie. Es un edificio situado en en número 4 de la plaza de San Miguel que fue levantado hace 250 años, y que tras varias reforma íntegras, todavía es habitable.

Gracias a una investigación, por parte del historiador José Luis Ona, nuestro pintor más universal vivió en este edificio entre los años 1768 y 1769. En el edificio, tan solo una pequeña placa recuerda al vecino más ilustre de este inmueble.

Al margen de esta vivienda, el artista tuvo varias residencias más en distintos puntos de la ciudad. Sin duda, la ubicación más importante se hallaba en la plaza de Salamero, en lo que fue la casa familia de los Goya desde el siglo XVII, según afirma Ona.


Publicidad


Como es sabido, los cinco hermanos de Goya nacieron en la casa familiar de los Goya en la zaragozana calle de la Morería Cerrada donde está la parroquia de San Gil: Rita (1737), Tomás (1739), Jacinta (1743), Mariano (1750) y Camilo (1752). Solamente a Francisco le dio por no nacer allí, naciendo en Fuendetodos (en 1746), el pueblo de su madre, Gracia Lucientes.

Casas de Goya en Zaragoza

En la plaza de Salamero estuvo la residencia familiar de los Goya / HOY ARAGÓN

Esta casa fue heredada por el abuelo del pintor, y tras pedir un préstamo para rehabilitarla, la familia la perdió al no poder hacer frente a la deuda.

 

Y a partir de ahí, la familia Goya tuvo que vivir de alquiler de vivienda en vivienda, pasando unos años bastante duros a causa de esa deuda.

Lamentablemente, nada queda hoy en día, ya que el edificio se destruyó a finales de los año 40. De esta antigua construcción, tan solo quedaron las bodegas, que permanecen en el subsuelo de la plaza.

No queda ni la placa que señalaba que en esta vivienda Goya vivió gran parte de su infancia.

Tras la vivienda de la plaza de Salamero, y tras un periodo en el que vivió en Alagón, Goya se trasladó a una casa en la plaza de San Pedro Nolasco 3-4, en la que vivió con su hermana Rita, y su marido.

Las casas de Goya en Zaragoza

En la actual San Pedro Nolasco estuvo una de las casas de Goya en Zaragoza / HOY ARAGÓN

La siguiente vivienda de Goya estuvo en la calle del Trenque, 12 (una calle desaparecida que dio origen a la calle Alfonso I), con la familia reagrupada de nuevo tras la vuelta del padre del pintor. Pero era una vivienda temporal, de muy pequeño tamaño, y que tuvieron que compartir con otra familia.

 

Desde allí se marcharon al Coso 132. Esta vivienda fue destruida durante los Sitios de Zaragoza, cuando explotó el almacén de pólvora de las aulas públicas en 1808. La siguiente vivienda de Goya estuvo en la calle Heroísmo, 3.  Allí vivió entre 1766 y 1768 y, tras este periodo de dos años, se mudó al único edificio que todavía está en pie, el de la plaza de San Miguel, nº 4.


Publicidad


Allí vivió al menos un año, antes de que marchara a Italia para seguir formándose, en un momento en el que Goya ya despuntaba. Lamentablemente, el edificio que vemos hoy poco se parece al que habitó Goya. El edificio de estilo aragonés se transformó a mediados del siglo XIX para reconvertirlo en pisos que pudieran ser habitados por varias familias.

Durante el periodo en el que el joven pintor estuvo en Italia, entre 1770 y 1771, la familia vivió en el número 49 de la actual calle Heroísmo. No se sabe a ciencia cierta que el artista viviera allí, aunque José Luis Ona cree bastante probable que pudiera residir allí varios meses a la vuelta de Italia. La fachada de este edificio sí que ha sufrido modificaciones, aunque el interior se conserva intacto.

Siguiendo en el mismo barrio, la familia Goya vivió entre 1771 y 1773 en otra casa en el entorno de las actuales calle de La Cadena y Antonio Agustín. Y desde esta vivienda, los Goya se marcharon al Coso, 128. En este edificio, Goya vio nacer a su primer hijo, y desde aquí, se marcha a trabajar a Madrid. Además, en sus bajos, están los Baños Judíos, unos restos arqueológicos que siguen durmiendo el sueño de los justos a la espera de que el Ayuntamiento decida musealizarlos y permitir su visita.


Publicidad


Para acabar, nos falta conocer la vivienda en la que Goya vivió cuando volvió desde Madrid para pintar la cúpula ‘Reina Martyrum’, en la basílica del Pilar. Esta vivienda estaba situada en lo que hoy sería la calle Alfonso, nº2, a escasos metros de algunos de los palacios más importantes de la ciudad, como el palacio de Sástago. Un emplazamiento, y una vivienda muy diferente a las anteriores, plasmando el éxito que el pintor había acumulado ya.

Publicidad