Martes, 07 de Diciembre de 2021

A la entrada al cementerio de la pequeña localidad riojana de Lardero, una placa reza: “Aquí te esperamos”. Quizá este detalle haya influido para que Olga Larrubia, oriunda del municipio y zaragozana de adopción, haya sido capaz de escribir un libro de cuentos infantiles sobre la muerte, tratándola con naturalidad, como un proceso inherente al ser humano, frente a los tabús que la rodean.

‘Entre flores y cipreses’ es un libro infantil, “pero no para dárselo a los niños y que lo lean en un rincón”, apunta la autora, sino una herramienta para tratar con ellos un tema tan difícil de abordar incluso para los adultos. La brillante idea hecha pieza cultural ha sido impulsada por la Unidad Técnica de Difusión Sociocultural de Cementerios de Zaragoza, que depende de la Consejería de Urbanismo y Equipamientos.

La obra, presentada por el consejero de Equipamientos del Ayuntamiento de Zaragoza, Víctor Serrano, recoge cinco cuentos en los que se abordan temas como la dualidad de la vida y la muerte, el duelo, la inmortalidad, el romanticismo y la historia del Cementerio de Torrero, adaptados para un amplio espectro de edad.

Cada uno de los relatos ideados por Olga Larrubia tiene una temática diferente, aunque todos relacionado con el mundo del cementerio y la muerte. La publicación se le encargó a la escritora y dramaturga por parte de la Unidad Técnica de Difusión Sociocultural de Cementerio de Zaragoza, después de descubrir que se trabaja con escolares en el Cementerio y que muchos de ellos no lo conocían, dado que se trataba de un tema tabú.

El libro ha sido presentado en el salón de recepciones del Consistorio / Ayto. Zaragoza

Por ello, surgió la idea de escribir un libro para niños, de todas las edades, sobre la muerte.  De esta manera, se ha enfocado desde distintos puntos de vista, como son la inmortalidad, el duelo por la pérdida de un ser querido, o la dualidad de la vida y la muerte. También se ha querido mostrar en el libro el valor artístico y cultural del Cementerio de Torrero. El último de los relatos habla del romanticismo.

Para hacerlo más atractivo a los jóvenes lectores, cada uno de los cuentos está imaginado por una ilustradora zaragozana.  Así, “Las Hormigas de Claudia” cuenta con las ilustraciones de Beatriz Barbero-Gil; Mamen Marcén se ha encargado de “Mi vecina Enriqueta”; “Con los ojos como un búho”, lleva el sello gráfico de Jesana Motilva; Inés Marco ha colaborado dibujando en “Las gemelas”; y Erica Guillén se ha encargado del cuento “Rosas en el mar”.

PORTADA DE ATADES

Además, el Estudio de Arte y Diseño de ATADES se ha encargado de realizar la portada del libro, una propuesta muy colorida y con mucha personalidad. El taller recibió la visita de Olga Larrubia y el diseñador gráfico que ha maquetado el libro. Leyeron juntos los cuentos, visualizaron las ilustraciones de cada uno de ellos e hicieron una sesión de ilustración con todo el estudio sobre cada cuento. A partir de ahí, se trabajó en conjunto, en la realización de una ilustración para la portada y la contraportada del libro.

La portada, un hito de inclusión sociolaboral / HOY ARAGÓN

Tras varias semanas de sesiones, presentaron las ilustraciones más especiales que surgieron. Se eligió finalmente una ilustración de Nieves Berrogain, marcando un hito en la inclusión sociolaboral de personas con discapacidad intelectual, al ser una ilustradora con discapacidad intelectual la creadora de la portada y la contraportada de un libro.

Este es un libro que nace con vocación de ser leído y releído, de detenerse en sus ilustraciones una y otra vez, llenas de detalles. Para que pueda ser útil y disfrutado por todos, la ONCE va a traducir a braille este “Entre flores y cipreses” para todos sus usuarios a nivel nacional.

Publicidad