Sabado, 10 de Diciembre de 2022

La plaza del Pilar es el epicentro de la capital aragonesa. La Basílica del Pilar, La Seo, el Ayuntamiento, La Lonja  y la Delegación del Gobierno son algunos de los edificios que se concentran en esta plaza, escenario de las principales festividades y acontecimientos festivos y culturales que suceden en la ciudad.

Desde las fiestas del Pilar, a carreras populares, pasando por las celebraciones de Navidad o Semana Santa… Y aunque han pasado por la ciudad culturas y civilizaciones muy diferentes, lo cierto es que el centro del poder y la vida social siempre ha estado en esta zona desde que hace 2.000 años fuera fundada la colonia de Caesar Augusta.

EN ÉPOCA ROMANA

Foro Romano

El Foro era el centro de la vida de la Zaragoza romana / Vértice – Ayto. Zaragoza

Desde que Octavio César Augusto fundó Caesar Augusta en el 14 A.C. siguiendo los ritos romanos a orillas del Ebro, en esta zona se situaba el Foro Romano, el centro político, social, económico y religioso de la ciudad. En el entorno de la Plaza de la Seo, muy cerca del puerto que comunicaba la colonia con el Mediterráneo a través del Ebro, el Foro aglutinaba la Curia (o senado local), la basílica (donde se realizaban las transacciones comerciales), el templo dedicado a Pietas Augusta y que estaba situado bajo lo que es actual Seo, la ceca o fábrica de monedas, y numerosos comercios.

Además, justo enfrente del actual Ayuntamiento, existía otro importante templo que según historiadores como Guillermo Fatás podría determinar la existencia de un segundo Foro. Lamentablemente, los restos de este templo descubiertos en 1990 durante las obras de construcción del aparcamiento de la plaza del Pilar fueron destruidos por parte del Ayuntamiento en medio de un gran secretismo.

LA SARAQUSTA MUSULMANA

Saraqusta

El poder político y religioso de la Zaragoza musulmana se mantuvo en el entorno de la actual plaza del Pilar / Ayuntamiento de Zaragoza

Tras la conquista de la ciudad a los visigodos, la vieja Caesar Augusta, transformada en Saraqusta, se convirtió en una de las más importantes ciudades de la Península. En época islámica, y en el solar sobre el que se levantaba el templo romano, se construyó la gran mezquita de Zaragoza. Una mezquita de gran tamaño que marcaba la vida religiosa de la ciudad, y que tenía la puerta principal con la misma orientación que la actual catedral de Zaragoza. En el entorno de la mezquita también se encontraba el zoco, uno de los dos grandes espacios comerciales con los que contaba la Zaragoza musulmana (el otro zoco estaba en los alrededores de Puerta Cinegia).

Al otro lado de la actual plaza del Pilar se encontraba la Zuda, un edificio que fue construido aprovechando uno de los torreones de la muralla romana. El actual torreón, muy transformado, era la torre del homenaje del alcázar que sirvió de residencia de los gobernadores de Zaragoza, y que fue utilizado posteriormente como residencia de invierno de los reyes de la Taifa de Saraqusta.

Y para completar la escena de la medina islámica, entre la mezquita, y la Zuda, encontramos el templo cristiano dedicado a Santa María, en el mismo lugar que ahora se levanta la basílica del Pilar. De este original templo mozárabe, hay documentos fechados en el siglo XI. Tras la iglesia mozárabe vendría otra románica, seguida de otra mudéjar, hasta que finalmente se construyó el templo barroco que podemos ver en la actualidad.

LA ZARAGOZA CAPITAL DEL REINO DE ARAGÓN

Reino de Aragón

El poder político y religioso del reino de Aragón se situaba junto al Puente de Piedra / Juan Bautista del Mazo

Tras la conquista de la ciudad gracias al rey Alfonso I El Batallador en 1118, la ciudad se convierte en capital del reino de Aragón. Y dos de las primeras medidas que se tomarán a nivel urbanístico será la conversión de la mezquita mayor en catedral cristiana, y la conversión del alcázar musulmán de la Zuda en palacio de los reyes aragoneses, siendo palacio real hasta el menos el siglo XIII. Alfonso I El Batallador también regaló al primer obispo de la ciudad un torreón de la muralla pegado al Ebro y próximo a la Seo. De esta manera, en el entorno de la catedral y del cada vez más influyente templo de Santa María, y con el paso de los siglos se concentraría el poder político y religioso no solo de la ciudad, sino también del reino.

Así, en esta zona, junto al Puente de Piedra, se levantaron edificios como el Palacio de la Diputación, o las Casas del Reino, (un edificio gótico construido en 1436 para ser sede de la Diputación General del Reino, de las Cortes y del Justicia de Aragón). Al lado, se situaban desde al menos el siglo XIII las Casas del Puente, sede del ayuntamiento de la ciudad desde la Edad Media hasta principios del siglo XX. Junto a las Casas del Puente, entre 1541 y 1551 se construyó el Palacio de La Lonja, destinado a acoger los intercambios mercantiles.

En el entorno de la actual plaza del Pilar también se levantaron numerosos palacios renacentistas, entre los que destaca el palacio de Torrellas. En las mazmorras de este palacio, situado en el solar sobre el que se levanta el actual Pasaje del Ciclón, fue encarcelado el Justicia Mayor de Aragón, Juan de Lanuza, antes de ser ejecutado por las tropas castellanas de Felipe II en la cercana Plaza del Mercado.

LA ACTUAL PLAZA DEL PILAR

Plaza del Pilar

Para construir la actual plaza del Pilar hubo que derribar una veintena de calles y plazas / HA

Durante siglos, lo que es la actual plaza del Pilar fue un entramado de plazas y callejuelas que correspondía al trazado de una ciudad medieval. Sí que existían una plaza frente al templo de Santa María al menos desde el siglo XVI. También existía la plaza de La Seo, heredera del Foro Romano, y de otra plaza situada frente a la fachada principal de la mezquita de Zaragoza.

La actual configuración de esta zona de la ciudad se debe a los planes desarrollados por el arquitecto Regino Borobio a finales de los años 30. Tras acabar la Guerra Civil, y para reforzar el papel del régimen y de la religión, se decidió crear un gran espacio abierto para dignificar el Pilar y acoger al nuevo poder. Así, tras demoler más de 2o calles y plazas, y decenas de edificios, se construyó la explanada que daría lugar a la actual plaza, y el inicio de lo que debería haber sido la prolongación del Paseo de la Independencia.

En este contexto, se levantaron el nuevo Ayuntamiento, el edificio del Gobierno Civil, o los juzgados de la ciudad, además de terminar las torres del Pilar, y construir distintos edificios de uso religioso, potenciando así definitivamente la centralidad política y espiritual de esta zona de la capital aragonesa.

Una centralidad que se ha mantenido hasta nuestros días, en los que la plaza del Pilar es escenario de eventos multitudinarios, como la ofrenda de Flores a la Virgen, el pregón de las Fiestas del Pilar, procesiones de Semana Santa, el belén gigante y el mercadillo navideño, o infinidad de eventos culturales, deportivos y solidarios que se celebran a lo largo de todo el año.

Publicidad
¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!