Viernes, 27 de Mayo de 2022

Zaragoza no es una ciudad que destaque precisamente por su arquitectura contemporánea. Más allá del Casco Histórico de Zaragoza, y de los edificios monumentales, Zaragoza es una sucesión de edificios residenciales de ladrillo que se extienden desde el centro a la periferia. A diferencia de otras capitales de tamaño intermedio, como Bilbao, o Valencia, la capital aragonesa apenas tiene edificios icónicos contemporáneos que ofrezcan una imagen de modernidad, salvo edificios como el Auditorio de Zaragoza, o el Museo Pablo Serrano.


Publicidad


Salvando el espejismo de la Expo, y algún ejemplo más, tampoco ha sido capaz de atraer a grandes arquitectos o interioristas para firmar proyectos para dar prestigio a la ciudad, tal y como han hecho multitud de capitales a lo largo y ancho del mundo. Pero aún así, sí que hay algunos ejemplos de obras firmadas por estudios, arquitectos e interioristas de renombre nacional e internacional que han firmado algunos proyectos. Hoy hacemos una pequeña selección de ellos.

FÁBRICA DIESTRE, PRIMERA OBRA DE MONEO

Edificios de arquitectos célebres en Zaragoza

Esta fábrica fue la primera obra de Moneo / L’Architecture d’Aujourd’hui

No es muy conocido, pero nuestra ciudad alberga la primera obra de Rafael Moneo: la fábrica Diestre. La fábrica de transformadores, proyectada por el que por entonces era un joven y prometedor arquitecto que se levantó en los años 60 en un solar del kilómetro 314 de la carretera de Madrid, sustituyendo a la antigua factoría situada en la calle Andrés Vicente.

El diseño habitual de una fábrica de estas características consistiría en una sucesión de naves diáfanas, pero Moneo proyectó naves adaptadas a la tarea que se iba a desarrollar en cada una de ellas, conformando la imagen de formas irregulares del edificio. El diseño de la factoría refleja, tanto en las formas, como en los materiales, la influencia que la arquitectura nórdica tuvo en Moneo (quien por cierto, tiene raíces aragonesas, ya que su madre era de Huesca).

PABELLÓN PUENTE, DE ZAHA HADID

Pabellón Puente

El Pabellón Puente fue proyectado por la primera mujer en recibir el Premio Pritker / HA

Pese a su abandono y al desinterés, el Pabellón Puente es obra de una de las arquitectas de más fama mundial: Zaha Hadid. Con premios en su haber, como el Mies van der Rohe en 2003, o el Premio Pritzker en 2004 (fue la primera mujer en conseguir este galardón, considerado el Premio Nobel de la arquitectura), la arquitecta británico – iraní firmó el Pabellón Puente de la Expo de 2008.

Su espectacular diseño con forma de gladiolo tendido sobre el río alojó la exposición “Agua, recurso único” y tiene 270 metros. Tras su cierre tras la clausura de la Expo, el pabellón ha estado sin uso, salvo grabaciones de anuncios publicitarios, y eventos como cenas internacionales, o un desfile de moda celebrado por la firma aragonesa Urban Vicart. En estos momentos, el pabellón puente está siendo readaptado para su próxima reapertura como Mobility City, un museo puntero con las innovaciones tecnológicas más avanzadas en el campo de la automoción eléctrica.

CENTRO COMERCIAL ARAGONIA, DE MONEO

Centro Comercial Aragonia

Aragonia integra centro comercial, hotel y viviendas / Rafael Moneo

En 2009 se inauguró Aragonia, un complejo que acoge un centro comercial de 30.000 metros cuadrados, 16 salas de cine con 3.230 butacas, un hotel de cinco estrellas y 185 habitaciones (el Reina Petronila), además de torres de con 132 apartamentos, 10.000 metros cuadrados de oficinas, y servicios como un gimnasio o un aparcamiento de 2.000 plazas.

El complejo lleva la firma de Rafael Moneo, y el diseño se creó partiendo de un juego de volumetrías, con una descomposición de volúmenes en cortina para que la obra no tuviera un gran impacto en el entorno urbano. Y para unificar esas diferentes volumetrías, Moneo apostó por el uso de materiales singulares como la cerámica vitrificada, o un muro cortina creado con un muro cortina con piezas cerámicas a modo de tapetas.

HOTEL ALFONSO, DE PASCUA ORTEGA

Edificios icónicos

Este céntrico hotel ha sido decorado por Pascua Ortega / Hotel Alfonso

El hotel Alfonso, del Grupo Palafox, es uno de los hoteles más icónicos de la capital aragonesa. Situado en la confluencia del Coso con la calle Alfonso I. En 201o, el hotel reabría de nuevo sus puertas tras una profunda reforma. El edificio (resultante de la unión del antiguo hotel Alfonso, el edificio de viviendas Coso 15 y el cine Coso), es obra del estudio de arquitectura Pemán y Franco (han intervenido en espacios tan emblemáticos como el Palacio de la Aljafería, la Seo, o el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza).

En lo que respecta a la decoración, lleva la firma del prestigioso interiorista Pascua Ortega. Durante su intervención, este interiorista, Medalla de Oro de Bellas Artes 2017, creó una atmósfera sofisticada y elegante combinando estilos, mobiliario, colores e iluminación. Este mismo interiorista también firmó la decoración del Hotel Palafox.

HOTEL HIBERUS, DE ELÍAS TORRES Y JOSÉ ANTONIO MARTÍNEZ LAPEÑA

Hotel Hiberus

Una de las estancias del Hotel Hiberus / Grupo Palafox

El Hotel Hiberus, otro hotel del Grupo Palafox, lleva la firma de Elías Torres y José Antonio Martínez Lapeña, galardonados con el Premio Nacional de Arquitectura en 1016. El edificio, inaugurado para la Exposición Internacional del 2008 junto al Pabellón Puente, destaca por su estilo racional y por su adaptación al entorno.

El hotel es moderno, dinámico y vanguardista, y en su diseño son protagonistas las líneas rectas, el color blanco y los grandes ventanales. Además de las habitaciones con grandes cristaleras y vistas al río, destaca su impresionante Hall, y la terraza con vistas al Puente del Milenio.

PALACIO DE CONGRESOS, DE NIETO Y SOBEJANO

Palacio de Congresos de Zaragoza

El edificio fue diseñado por Nieto y Sobejano /  Palacio de Congresos de Zaragoza

El Palacio de Congresos de Zaragoza, diseñado por el prestigioso estudio de arquitectos Nieto y Sobejano para la celebración de la Exposición Internacional del 2008, con un diseño emblemático que se ilumina desde el interior.


Publicidad


De estilo contemporáneo, el edificio presenta un perfil quebrado y variable gracias a sus formas singulares, con una longitud de 167 metros, y una altura máxima de 34 metros. Destaca cómo convierte el uso de la luz en un elemento arquitectónico más, y la iluminación nocturna que luce cuando hay actividad en su interior.

Publicidad