Miércoles, 21 de Agosto de 2019

El Palacio de los Condes de Sástago es una maravillosa casa renacentista que ensalza el inmenso poder político, económico y social de Don Artal de Alagón y Luna, virrey de Aragón y III conde de Sástago, entre 1570 y 1578. Está situado en el Coso zaragozano, junto al solar ocupado por la Excelentísima Diputación de Zaragoza, al que pertenece el edificio desde su compra en el año 1981.


Publicidad


Este interesante edificio renacentista presenta relaciones formales con otros palacios construidos en la capital aragonesa en la misma centuria, como el de Zaporta o el de los Luna. Fue diseñado y construido por uno de los mejores arquitectos de la ciudad, el morisco Lope el Chacho

A lo largo de su historia, ha sufrido importantes modificaciones fruto de su azarosa existencia, en la que en múltiples ocasiones fue el centro de muchos de los acontecimientos que se desarrollaron en Zaragoza.

Durante los Sitios de Zaragoza, el palacio sufrió grandes destrozos al incendiarse el convento de San Francisco, actual sede de la Diputación Provincial de Zaragoza.

El espectacular salón del Palacio de los Condes de Sástago / DPZ

El palacio de Sástago sirvió de residencia de los reyes cuando éstos visitaban la ciudad: hospedó a Felipe II en 1585, a Carlos IV y Mª Luisa de Parma en 1802, y a Fernando VII en 1815. En 1813, fue sede del Consejo de Guerra y se instalaron allí las oficinas del Cuartel General del Ejército de Aragón, fue además residencia del General José Palafox hasta 1815. 

En 1825 se instala en el palacio la Capitanía General de Aragón y desde 1827 a 1847 fue sede de la Contaduría del Ejército y jefatura de policía.

Publicidad


Entre 1843 y 1848 el último conde de Sástago, Joaquín María Fernández de Córdoba alquila una parte del palacio al Casino de Zaragoza, con la condición de que esta sociedad realizase obras de mejora en el mismo, que se centraron en la decoración de los salones, la construcción de la biblioteca y hemeroteca.

Y ya en 1889, se acometería la decoración del salón principal, siempre con el respeto de la estructura de los salones principales, todo ello bajo proyecto y supervisión del arquitecto Ricardo Magdalena.

De 1882 a 1915, el patio del palacio se arrienda al Café Paris y de 1920 a 1960 lo hará al Banco Español de Crédito, quien “decora” el patio ocultando totalmente su aspecto original.

El antiguo casino que albergó el Palacio zaragozano / Gobierno de Aragón

LA HISTORIA, EN UNA GUÍA

La Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) ha editado una guía didáctica para estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria que cuenta la historia y las curiosidades del palacio de Sástago.

El libro está escrito por Myriam Monterde y Marisancho Menjón e ilustrado por David Guirao.

El palacio de Sástago es ahora un espacio cultural de referencia, pero en sus más de 400 años de historia “ha visto pasar por sus salones a reyes y príncipes, ha vivido grandes fiestas, pero también guerras e incluso un terremoto, y ha llegado a estar en un estado de ruina tal que incluso se pidió su demolición”, explica la coordinadora de la guía, Isabel Soria.

La Diputación de Zaragoza ha impreso 500 ejemplares que se repartirán entre los estudiantes de los institutos que visiten el palacio de Sástago.

En el libro se cuenta la historia y las curiosidades del palacio, pero también cómo era la época en la que se construyó; cómo fue su restauración o cuáles fueron las visitas reales más importantes.


Publicidad


El palacio sufrió daños por el gran terremoto de Lisboa de 1755 y también padeció los estragos de los Sitios. La ciudad se llegó a olvidar de que allí había un palacio y el edificio se fue deteriorando tanto que en 1970 se llegó a pedir su derribo por el riesgo de que se derrumbara.

Fue entonces cuando la Diputación de Zaragoza compró el edificio y lo recuperó para la ciudad.