Miércoles, 22 de Septiembre de 2021

La de San Francisco, la de Los Sitios, la de Aragón y la de España son algunas de las principales plazas de Zaragoza. Como suele suceder con este tipo de espacios urbanos, todas tienen un monumento en el centro, ya sea una estatua o una fuente que representan algo. Detrás de cada una de las plazas de Zaragoza hay una historia, un homenaje o una curiosidad que contar. La plaza de San Francisco, por ejemplo, siempre va de la mano con la ciudad universitaria, la ‘city. El acceso principal al campus de la ciudad está en esta plaza, alrededor de la cual viven numerosos estudiantes llegados de fuera. En el centro, desde hace unos años flanqueada por los raíles del tranvía, está la estatua de Fernando el Católico.


Publicidad



Publicidad


El monumento es obra de Juan de Ávalos García-Taborda y se inauguró en 1969, cuando se cumplía el quinto centenario del matrimonio de los Reyes Católicos.


Publicidad


Esta plaza no es redonda, sino rectangular, y aunque la actividad a su alrededor se concentra más entre semana, los fines de semana está cada vez más animada. Y es que la zona se ha convertido en un barrio de moda con restaurantes de todo tipo, amplias terrazas, parques infantiles… Los domingos, además, el mercado del coleccionismo, con puestos de sellos, fósiles y otros objetos, da mucha vida a la plaza. Otra de las plazas más populares de Zaragoza es la de Los Sitios.

Está en el centro pero algo retirada del bullicio. Tiene parques infantiles, árboles y zonas verdes y para perros, una fuente y bancos, lo que hacen de este un espacio muy agradable lejos del tráfico. Además, la historia tras esta plaza es digna de mención. Como su propio nombre indica, la plaza hace honor a los Sitios de Zaragoza, las dos batallas más duras que libró la ciudad durante la Guerra de la Independencia. Fueron dos asedios a los que se hizo frente bajo las órdenes del general Palafox y de Agustina de Aragón.

La monumental Plaza de los Sitios / HOY ARAGÓN

A ellos y a los héroes que lucharon en nombre de Zaragoza es a quienes rinde homenaje el monumento que ocupa el centro de la plaza. La obra, inspirada en el cuadro de Goya, comenzó a construirse en 1908 y fue inaugurada por el rey Alfonso XIII. Alrededor de la estatua, que está en el centro de una fuente, hay un amplio espacio peatonal con zonas verdes que hacen de la plaza de los Sitios una de las más agradables de Zaragoza. Situada en uno de los extremos del paseo de la Independencia, la plaza de Aragón, como la de San Francisco, también ha sufrido modificaciones en los últimos tiempos por las obras del tranvía.

Lo que no se ha visto alterado nunca en más de cien años es el monumento que preside la plaza. Se trata de Juan de Lanuza, el justicia de Aragón decapitado a los 27 años (en 1591) por las tropas de Felipe II en el episodio conocido como las Alteraciones de Aragón. El arquitecto Félix Navarro y el escultor Francisco Vidal son los autores de esta escultura, que fue inaugurada en 1904. Pero la estatua ya estaba construida 1892, en bronce fundido en una sola pieza en los talleres de Averly.


Publicidad


Su emplazamiento inicial iba a ser la entonces plaza de la Constitución (ahora de España) pero finalmente este Monumento al Justiciazgo se instaló en su actual ubicación, la plaza de Aragón. El motivo no fue otro que para la plaza de España se tenía reservada otra escultura. Este otro espacio, centro neurálgico de la ciudad al otro extremo del paseo de la Independencia, rinde homenaje a los mártires de la religión y de la patria.

Es el monumento que desde 1904 está instalado en medio de la fuente que abarca casi toda la plaza. Su diseño arquitectónico es obra de Ricardo Magdalena y el escultórico, de Agustín Querol.  La plaza de España también ha sufrido cambios en los últimos tiempos, de hecho, durante casi toda la vida, hasta la etapa más reciente, por ella circulaban coches, haciendo la función de rotonda. Además, la plaza no siempre estuvo coronada por el monumento que hoy se puede ver. Antes de este, la fuente de la Princesa (también conocida como la de Neptuno y que ahora está en el Parque Grande) era la que acaparaba este espacio. 


Publicidad



Publicidad


En la fuente actual se bañan los aficionados del Real Zaragoza cuando el equipo gana algún título y la plaza de España es un punto de encuentro bastante frecuente. Actualmente, motivado por las obras del tranvía, es un amplio espacio peatonal rodeado de bares y por el que transitan muchas personas a diario. La de San Pedro Nolasco, en cuyo subsuelo se han llegado a encontrar restos de ocupación neolítica, romana, musulmana y judía; la de Salamero, conocida como la del Carbón porque durante muchos años era donde se vendía este material; o la de Santa Engracia, recientemente remodelada por completo son otras de las plazas de Zaragoza con una historia detrás por descubrir.

Publicidad