Jueves, 24 de Septiembre de 2020

Un viaje al pasado es posible cuando te adentras en la magnífica Hospedería de Sádaba***. Ubicada en el corazón de la comarca de las Cinco Villas en un edificio de época que resalta entre el entramado arquitectónico de la histórica villa zaragozana. 

Publicidad

El edificio donde se ubica la Hospedería de Sádaba***, la solariega casa Cortés, es un caserón de sillares macizos gótico en origen. Un espacio hostelero completamente reformado para disfrutar de una estancia donde sentir el paso de la historia con la determinación de la vanguardia. El pasado con el presente para proyectar un futuro al ritmo de la tranquilidad.

¿Te imaginas despertarte aquí…? / HOY ARAGÓN

Los detalles del edificio saltan a primera vista: los portalones, el depósito de piedra, una magnífica escalinata o las vistas de la calle Mayor.

Es, según muchos habitantes y turistas, el edificio más auténtico, noble y elegante del municipio.

Una joya arquitectónica donde disfrutar de sus 20 habitaciones de un diseño minimalista y una preciosa terraza donde el relax, acompañado de los mejores cócteles y música, harán de tu estancia un recuerdo inolvidable.

El amplio bar-cafetería con terraza en la parte baja, además de una bodega donde puede apreciarse una prensa manual, son el complemento perfecto de tu estancia. La sencillez y tranquilidad para una inmejorable estancia.

Una de las claves fundamentales de la oferta de la Hospedería de Sádaba*** reside, sin ninguna duda, en su propuesta gastronómica.

El cuidado entre la imaginación de una vanguardia bien entendida y la estricta aplicación tradicional en los fogones establecen una oferta diversa y exigente.

El salón principal impresiona nada más entrar, con capacidad para albergar a 70 comensales, por ser un entorno perfecto para celebrar toda clase de pequeños eventos sociales, familiares o de empresa. Un lugar donde se funden el arte, la historia y la cultura.

Publicidad

Ah, y hay un entorno aún más auténtico. Es el Café Jardín, un espacio que ocupa parte de la planta baja del edificio pensado como un lugar de tranquilidad y calma, decorado en blancos y verdes con un aire de jardín botánico, perfecto para degustar una amplia carta de café y té.

Una estancia bien cuidada para disfrutar de la Hospedería de Sádaba / HOY ARAGÓN

Por otro lado, si lo de tomar café o té no es lo tuyo. En la parte trasera de la Hospedería de Sádaba, protegida por la única parte de la muralla medieval que se conserva en el municipio, se encuentra una terraza-chill out con una amplia carta de coctelería y combinados. Y en época estival tiene una programación de música y teatro en las noches de los jueves que hace la delicia de los huespedes.

SÁDABA: PASIÓN BAJOMEDIEVAL

El municipio histórico de Sádaba es una visita obligada. No hay que dejar pasar la oportunidad de conocer un rincón bajomedieval que le confiere a la comarca de las Cinco Villas un peso histórico como pocas zonas de Aragón.

Sin duda, el Castillo de Sádaba es el referente turístico. Una fortaleza de estilo bajomedieval con decoraciones cistercienses del siglo XIII que se encuentra erguido sobre una roca. El castillo fue protagonista de un gran número de conflictos bélicos -y dinásticos- durante la Edad Media.

El Castillo de Sádaba, una fortaleza imponente que protege al municipio / HOY ARAGÓN

En la ‘Guerra de los Dos Pedros’, el castillo fue uno de los precios pactados al rey de Navarra. Sin embargo, Pedro IV vendió la villa, y los vecinos recuperaron el castillo como patrimonio de Sádaba en 1384. Desde entonces siempre ha estado en territorio de la Corona de Aragón.

Publicidad

Otro lugar que no debe pasarse por alto es la excavación arqueológica de la ciudad romana de Los Bañales a tan sólo 2 kilómetros del municipio.

Si lo que persigues es contagiarte del aire de la naturaleza, Sádaba también es un destino único para ello. El recorrido por el Monumento Natural de las Bardenas Reales, catalogado así por su singularidad y belleza, es uno de los parajes más auténticos de toda Europa. Y no, no es una frase hecha. Es un territorio semidesértico formado por abruptos barrancos, planas y cabezos que configuran un paisaje cambiante.

Las Bardenas Reales, un lugar tan auténtico que no parece de este mundo / National Geographic

Si después de disfrutar de la Hospedería de Sádaba lo que buscas es más tranquilidad hay un sitio indispensable. El pantano de Valdelafuén, un bello paraje clasificado como zona de especial protección de aves, que permitirá al visitante la práctica de deportes acuáticos, pesca senderismo y paseos en bicicleta.

Publicidad