Jueves, 24 de Septiembre de 2020

No es necesario recorrer más de 1.000 kilómetros para disfrutar de un entorno tan único como inolvidable.

¿Te imaginas caminar por los recovecos más solariegos de un Monasterio cisterciense que conjuga a la perfección la arquitectura y el espíritu medieval? No hace falta viajar a Stuttgart, ni a Borgoña, ni a Ville-sous-la-Ferté.

La Hospedería del Monasterio de Rueda, situada en la localidad zaragozana de Sástago, y que se incluye en la oferta de la Red de Hospederías de Aragón, es un sitio idílico para perderse en vacaciones y terminar encontrando el equilibrio en un monasterio cisterciense único en Europa.

Es posible conocer el legado histórico de Aragón haciendo turismo regional en una Hospedería que detiene el tiempo para trasladarte al medievo de hace más de siete siglos. Y todo sin dejar de disfrutarlo en un moderno hotel elegantemente decorado con todas las comodidades.


Publicidad


Es posible escuchar el silencio mientras el río Ebro acaricia la figura del Monasterio de Rueda al tiempo que notas la suavidad de un aroma veraniego con una suave brisa que susurra las historias que acontece el Monasterio medieval. ¿Hay algún destino turístico tan cerca de nuestras casas que te aporte tanto?

TURISMO CON HISTORIA

El Monasterio de Rueda, que conserva la totalidad de las dependencias medievales, es un espacio donde la naturaleza lo invade todo para potenciar el legado histórico tan abrumador como único de la historia de Aragón.

Corría el año 1202 cuando los monjes cistercienses provenientes del sur de Francia recalaron en un pequeño cenobio a orillas del inmenso río Ebro para consagrar un espacio a Nuestra Señora de Rueda.

El claustro del Monasterio de Rueda es un lugar idílico para alejarse del ruido / HOY ARAGÓN

La Sala Capitular es una de las joyas artísticas del monasterio aragonés de Rueda. Es, sin duda, el exponente máximo de la Orden del Císter en toda la comunidad aragonesa, y uno de los más importantes de España. Con su virtuosismo artístico, es una obra que renuncia a la expresividad figurativa del románico pero que mantiene una decoración cuidada de los adornos que causa gran impresión.

No deja de sorprender el silencio, la contemplación o el ascetismo en las construcciones del Monasterio de Rueda. Un esplendor que te invade en cada estancia al recorrer la historia medieval de una vida monástica del Císter.


Publicidad


Desde la entrada en la Plaza de San Pedro con su galería de estilo herreriano -emulando al Palacio de San Lorenzo del Escorial- que con su rigor geométrico y la relación matemática entre las diversas características arquitectónicas te envuelve.

El Claustro convierte las prisas del día a día en una paz que te inspira en el silencio que conquistaron los monjes de la orden del Císter hace siglos. Y si eres capaz, podrás escuchar de fondo el canto gregoriano que aún retumba en la historia de un edificio único en la historia de Aragón.

LA HOSPEDERÍA ‘MONASTERIO DE RUEDA’

La Hospedería Monasterio de Rueda cuenta con 35 habitaciones, ubicadas en el palacio abacial y la galería corredor con todas las comodidades de un hotel moderno. Todas las habitaciones son exteriores con magníficas vistas al propio Monasterio. E incluso disponen de aire acondicionado, wifi, minibar, teléfono, baño completo y televisión.

“La experiencia no ha podido ser más gratificante. La restauración del complejo monástico que hace unos años llevó a cabo el Gobierno de Aragón ha sido extraordinaria. Es uno de los enclaves cirstercienses más interesantes de toda España” – Javier F en Tripadvisor

Entre las habitaciones más exclusivas, la suite 1 y 3 son las más grandes de las estancias ofertadas por la Hospedería que incluyen hidromasaje y dosel; o la suite 4 que cuenta con un jacuzzi. Y sin duda, la joya de la corona es la suite del abad que ocupa la antigua estancia del prior con tres habitaciones (salón, ropero y escritorio) con más de 40 metros cuadrados.


Publicidad


En su Restaurante ‘El Monasterio’ podrás degustar cocina de autor elaborada con producto autóctono y de kilómetro cero. Su excelente terraza con vistas a la zona monástica es casi como rozar el cielo al tiempo que podrás disfrutar de la gastronomía de todo un territorio en una cuidada carta.

“Comida deliciosa y bien elaborada. Menú del día a Precio asequible. Entorno del monasterio inmejorable. Visita guiada al monasterio y a la rueda muy interesante”, María en Tripadvisor

La oferta del hotel está dirigida al turismo cultural para conocer el intenso legado de la Orden del Císter en uno de los monasterios más cuidados de Europa en un entorno de calma y tranquilidad. En definitiva: agua, silencio e historia. Un lugar idílico más cerca de lo que piensas.

Publicidad