Jueves, 29 de Septiembre de 2022

Zaragoza no ha tenido toda la fortuna posible con el patrimonio. De ser en un inicio la imperial Caesaraugusta a ser tildada como la ciudad de las cien torres o la Florencia española. La brutalidad de los Sitios de 1808 y 1809 llegaron a reducir la ciudad a escombros. Después, el poco valor otorgado al patrimonio histórico con el excesivo impulso destructivo del franquismo, llevaron a la ciudad a tener un discreto patrimonio artístico y monumental. Los ejemplos son varios: el coso bajo donde antaño paseaba Francisco de Goya, el paseo María Agustín y el paseo Pamplona dejando a la Puerta del Carmen como una simple rotonda o la demolición de los chalets burgueses del Paseo de Sagasta.


Publicidad



Publicidad


Sin embargo, la diversidad de criterio para entender cómo debe ser la arquitectura en las nuevas construcciones también ha dejado una Zaragoza distinta y curiosa. Son edificios, calles o lugares que tienen una forma poco convencional de entender el espacio. Esto se puede ver en varias iglesias ubicadas en la ciudad de Zaragoza y construidas en el tardofranquismo. Esta es una ruta por cuatro iglesias construidas sobre los años 60 del siglo pasado y que constituyen cuatro ejemplos de arquitectura espacial -o similar a un OVNI- en la ciudad de Zaragoza.

RUTA POR LAS IGLESIAS SORPRENDENTES

La más impactante es, sin duda, la Parroquia de San Pío X en el barrio de La Jota. Los residentes del barrio, que han visto esta iglesia durante toda la vida y a la que no le dan más mínima importancia, la tienen incorporada con naturalidad en su día. Eso sí, a los no residentes o turistas no deja de sorprenderles tal construcción destinada a una iglesia.

Parroquía de San Pio X en La Jota / HA

Ahora bien, lo que hay en el barrio Romareda de la capital aragonesa no es un edificio psicodélico y realmente extraño, aquí ya estamos hablando de un OVNI hecho iglesia católica. Es la Iglesia de Santa Mónica, uno de los pocos ejemplos que hay en nuestro país de la ‘arquitectura espacial’, una forma de entender la arquitectura brutalista. Un platillo volante religioso que deja muchas incógnitas sobre cuál fue la motivación del arquitecto. ¿Nos está dejando un mensaje oculto?


Publicidad


La Iglesia de Santa Mónica en el barrio zaragozano de Romareda / HA

En el Paseo Maria Agustín, en el mismo centro de Zaragoza, hay otro edificio singular: la Iglesia del Carmen, un edificio cuyo interior es casi tan fascinante como su exterior. La visita al interior de la iglesia merece la pena: la iluminación es muy ténue, con lo que el interior del templo y el altar se sumergen en una difusa nube amarilla que da una atmósfera galáctica.

El aura que deja esta iglesia es simplemente galáctica / Zaragoza De Luxe

Por último, la iglesia del Colegio Marianistas de Santa María del Pilar, situado en el Paseo Reyes de Aragón. Con la Iglesia de los Marianistas nos encontramos con un edificio inspirada en el Unitarian Church de Frank Lloyd Wright con una V de hormigón sobre una gran cristalera en la entrada. Tiene sencillez, elegancia y mucha personalidad.

La fachada imponente y singular de la iglesia de Los Marianistas de Zaragoza / HA

Publicidad