Miércoles, 06 de Julio de 2022

Las ciudades europeas tienen una larga tradición de cafés históricos en torno a los que se hablaba de política, de literatura… cafés que marcaban la vida social y cultura de las ciudades, con nombres como el Café Gijón de Madrid, el Café Nueva york de Budapest, el Iruña de Pamplona, Le Procope de París… También Zaragoza tuvo en su tiempo una importante nónima de cafés de estilo europeo que bien podrían haber estado en una calle de París o de Viena.

Pero a diferencia de otras ciudades que han sabido mantener ese patrimonio, en Zaragoza todos esos cafés (salvo el Café Levante)  fueron cerrando uno a uno, perdiendo parte de esa memoria histórica que tanta personalidad dio en su momento a la capital aragonesa, hasta el punto de ser conocida a finales del XIX como la ciudad de los cafés. El Ambos Mundos, el Moderno, el Gambrinus… cafés que marcaron una época, de la que ahora son herederos las nuevas cafeterías bonitas que salpican Zaragoza. Y hoy, queremos recordar algunos de ellos.

AMBOS MUNDOS, EL CAFÉ MÁS GRANDE EUROPA

Café Ambos Mundos

En el Ambos Mundos se podía atender a casi 2.000 personas / Ayto. de Zaragoza

Entre los cafés de la edad de oro de Zaragoza, destacaba sin duda el Ambos Mundos. Inaugurado en 1881, era el café más grande de Europa en ese momento. Situado en los números 32-34 del Paseo de la Independencia, junto a Casa Jiménez, este café tenía 208 mesas de mármol en las que se podían sentar hasta 1.800 personas a la vez.

El café tenía 28, ventanales, 18 columnas de hierro, ricos artesonados en sus altos techos y un jardín que llegaba hasta la calle Ponzano para disfrutar de las noches de verano.  Entre las pinturas y la decoración dorada, destacaban también sus icónicos divanes rojos. Y había conciertos a diario, además de los que se ofrecían en verano en el jardín posterior.  Tras varios cambios de propietarios y distintas reformas, el Ambos Mundos acabó cerrando el 2 de septiembre de 1955.

CAFÉ GAMBRINUS

Cafés desaparecidos Zaragoza

El café Gambrinus se situaba en la antigua plaza de la Constitución / HA

El segundo café más importante de finales del siglo XIX era el Café Gambrinus. Este café estaba situado en la plaza de la Constitución, (actual plaza de España), esquina con el Coso y lindando con el palacio de la Diputación Provincial. Este café cervecería fue inaugurado en 1889 siguiendo el estilo de las brasseries parisinas.

En sus salones se desarrollaban interesantes tertulias, en las que participaban nombres como Hilarión Gimeno o José García Mercadal. Y además de traer hasta Zaragoza la soda británica, este local era famoso por tostar el café en plena calle. Estuvo en funcionamiento hasta la segunda mitad del siglo XX, cerrando sus puertas en el año 1968.

CAFÉ EL SUIZO

Café Suizo

Café Suizo / HA

El Café El Suizo fue fundado en el Paseo de la Independencia en 1847. En su ubicación original estuvo hasta 1856, años en el que se trasladó de forma provisional a la calle de Los Sitios, antes de mudarse de forma definitiva en 1858 al nº 2 del Paseo de la Independencia, en un local que hacía esquina con la plaza de la Constitución. Y allí estuvo hasta que cerró en 1916.

El café contaba con dos grandes salones, y seguía las tendencias decorativas de la época, con columnas de forja, grandes espejos, mesas de mármol, divanes de terciopelo rojo… En este ambiente de estilo europeo se reunían de forma habitual toreros y aficionados a la tauromaquia. El Suizo cerró sus puertas de forma definitiva en 1916, cuando tras cerrar, el local fue ocupado por el Banco Hispano Americano.

NUEVO CAFÉ DE PARÍS

Café de París

El Nuevo Café de Paris daba vida al Coso / HA

El Nuevo Café de París, situado en los bajos del Palacio de Sástago, se inauguró en enero de 1910. Con sus aires modernistas, su decoración decimonónica, este local buscaba emular a los cafés más elegantes de la capital francesa.

Su elegante marquesina, y su terraza, daban un aire muy especial y sofisticado a este tramo del Coso. Lamentablemente, este café de aires parisinos en el que también se daban conciertos, tan solo estuvo abierto alrededor de diez años.

CAFÉ MODERNO

Cafés de Zaragoza

El Moderno se situaba en el Coso esquina con la calle Alfonso / Estudio Coyne

En el Coso, haciendo esquina con la calle Alfonso I, abría el Café Moderno. Uno de los locales más espectaculares que podíamos encontrar en la Zaragoza de principios del siglo XX. Sus letras modernistas y su marquesina, anticipaban lo que los clientes de la época encontrarían al traspasar sus puertas.

En su interior, lucían esbeltas varias hileras de columnas de forja, enmarcando grandes espejos, artesonados, esculturas femeninas en las paredes…  En ese espacio de aires modernistas, se servían café, y los mejores licores de la época, además de tartas y chocolates


Publicidad


Publicidad