Miércoles, 12 de Mayo de 2021

Atravesar un congosto sobre las alturas es posible en el valle de Tena. La nueva propuesta turística de Panticosa son 800 metros de pasarelas colgadas a 80 metros de altura sobre el río Caldarés. El paseo se abre al público este sábado, 27 de marzo, como alternativa de ocio para la temporada baja. 


Publicidad


El recorrido total, saliendo desde el aparcamiento del telecabina, es de una hora y media aproximadamente. Desde el pueblo hasta el inicio de las pasarelas hay unos 15 minutos de subida por el camino de Las Tierras. Una vez en la nueva estructura, el paseo continúa a 80 metros de altura sobre el río Caldarés, durante algo menos de un kilómetro.

El primer tramo es de gran verticalidad y lleva hasta un puente colgante con vistas al abrupto barranco originado durante años por la erosión del río. Tras cruzar, el camino continúa en un segundo tramo más largo, ya en la margen derecha del Caldarés. 

Durante el recorrido, el turista encontrará apartaderos para detenerse y contemplar con calma la sucesión de badinas y pozas que las aguas del río han esculpido a lo largo de miles de años. 

Las pasarelas terminan en un camino de tierra que se introduce en una zona boscosa hacia el mirador de O’Calve. Situado a 1270 metros de altura ofrece unas vistas privilegiadas del valle del Caladarés, de Panticosa y de las montañas que la rodean. Por el camino, además, se pasará por dos búnkeres de la Guerra Civil. Desde este punto, las indicaciones muestran la senda de regreso al pueblo. 

El proyecto de las pasarelas de Panticosa llevaba gestándose desde 2017. Cuatro años después, este sábado, 27 de marzo, los primeros turistas caminarán sobre ellas. Serán pioneros en poder disfrutar de un entorno natural privilegiado que, hasta ahora, era inaccesible. 


Publicidad


Con esta propuesta, se quiere desestacionalizar el turismo en el valle, que está muy solicitado en invierno por las pistas de esquí, y en verano, en busca del fresco. Con la nueva actividad se espera atraer más visitantes en primavera y en otoño.

Por el momento, las pasarelas solo estarán abiertas los fines de semana, en principio hasta el 15 de junio. También se podrá acceder a ellas el jueves y viernes de Semana Santa y el viernes 23 de abril, día de San Jorge y festivo en Aragón. El horario es ininterrumpido, de 10.00 a 18.00, los sábados y domingos.

Las entradas se pueden comprar online por un precio de 3 euros y también en una máquina expendedora junto al telecabina, por 4 euros. Para evitar aglomeraciones, los grupos son de un máximo de 40 personas y saldrán con 20 minutos de diferencia entre ellos. 

Aunque se trata de un recorrido seguro, la organización insiste en indicar varias recomendaciones. El uso de calzado y ropa adecuados es una de ellas. Las pasarelas son metálicas y disponen de sirgas y barandillas, pero el entorno es húmedo y puede resbalar. Los niños deben ir de la mano de un adulto y la actividad no se recomienda para menores de siete años. 

Tampoco se pueden llevar mascotas ni ir en bicicleta y se desaconseja para personas con vértigo. Durante el recorrido no hay fuentes, por lo que se recomienda llevar agua y siempre mirar la previsión meteorológica antes de planear al actividad. Al fin y al cabo, se trata de una estructura a 80 metros de altura sobre un río por lo que toda precaución es poca. 


Publicidad


Tomada buena nota de las recomendaciones, solo queda hacer un hueco en la agenda para disfrutar de una nueva aventura en las alturas en el valle de Tena.

Publicidad