Sabado, 22 de Enero de 2022

Albarracín es uno de los pueblos más turísticos y con más encanto de Aragón. No en vano, forma parte de la lista de Pueblos más bonitos de España y anualmente lo visitan miles de turistas nacionales y extranjeros. Situado en la sierra del mismo nombre, a 38 kilómetros de Teruel capital, su población ronda los mil habitantes. Por sus dimensiones, su estética medieval casi intacta y el encanto de los pueblos pequeños, sigue siendo posible visitar Albarracín en un ambiente tranquilo y acogedor. 

Aunque la mayor parte de sus turistas provienen de fuera de Aragón, sobre todo de la Comunidad Valenciana, Barcelona y Madrid, cada vez más aragoneses, sobre todo de Zaragoza, optan por Albarracín como destino para sus escapadas. Para quienes vayan a ir por primera vez a uno de los pueblos con más encanto de Aragón, aquí van unas recomendaciones sobre qué ver y qué ver en Albarracín en una escapada de dos días (48 horas).

1. CALLEJEAR POR EL CASCO HISTÓRICO

El esplendor medieval de la plaza mayor de Albarracín / HOY ARAGÓN

Pasear por el casco histórico de Albarracín tiene el efecto de teletransportar a la época medieval mientras, sin rumbo predeterminado, se descubren secretos en cada esquina. Eso sí, sus calles empedradas y de considerable inclinación no son aptas para tacones o calzados incómodos. El paseo por la zona antigua de Albarracín se puede realizar por libre o con alguna de las visitas guiadas que ofrecen diferentes entidades y operadoras. En cualquier caso, en la ruta no pueden faltar la Catedral del Salvador, la iglesia de Santa María, el Palacio Episcopal, la Casa de la Julianeta, la calle Azagra, la Torre Blanca o el Museo Diocesano.

2. SUBIR HASTA LA MURALLA

La subida a la muralla en el atardecer es algo único / HOY ARAGÓN

Uno de los planes imprescindibles que hay que hacer en Albarracín es subir hasta la muralla. De esta construcción de origen árabe hay poco trozo que todavía se conserva pero merece la pena acercarse hasta allí, también por las vistas. Los restos están en la parte más alta de la localidad y solo se puede llegar andando. El camino es bastante pedregoso por lo que conviene ir con precaución, sobre todo si se va con niños o si hace viento.

3. VISITAR LA CATEDRAL

Una catedral que marca la historia de Albarracín / HOY ARAGÓN

La Catedral del Salvador es el edificio más importante de Albarracín. Se construyó en la primera mitad del siglo XVI y la imagen interior, tal y como se puede ver hoy, data de una redecoración posterior, del siglo XVIII. Para visitarla por dentro solo se puede acceder con visita guiada. Las organiza la Fundación Santa María de Albarracín, creada para recuperar y dinamizar el patrimonio de la localidad.

4. ENTRAR EN SUS MUSEOS 

El arte sacro del Museo Diocesano tiene joyas como este pez de cristal / HOY ARAGÓN

Situado en el antiguo hospital de Albarracín y utilizado posteriormente como cárcel del distrito después de la Guerra Civil, el Museo de Albarracín ocupa actualmente este espacio, que fue rehabilitado para dicho fin. En él se puede conocer la historia de Albarracín, desde la época medieval, pasando por la edad moderna hasta la contemporaneidad. El Museo Diocesano, por su parte, está en las dependencias nobles del antiguo Palacio Episcopal y se accede por el claustro de la catedral. Visitarlo merece la pena tanto por su localización en uno de los espacios originales del viejo palacio como por la colección de arte sacro que alberga en su interior.

5. UN PASEO POR EL RÍO GUADALAVIAR

Un paseo donde estar en armonía con la naturaleza / HOY ARAGÓN

Entre tanta calle y monumento también tiene cabida la naturaleza. Otra de las cosas que hacer en Albarracín y su entorno es recorrer el paseo fluvial del Guadalaviar. Se trata de una ruta de dificultad baja de entre una y dos horas de duración. La actividad permite al aficionado a caminar descubrir la zona menos conocida de la localidad. El itinerario es de 1.6 kilómetros por el perímetro de Albarracín y comienza desde la parte baja de la localidad, en los jardines antes de acceder a la parte antigua. También se puede realizar a la inversa, para acabar en esta zona que cuenta con merenderos para poder picar algo y descansar. Los valientes pueden probar a meter los pies en las refrescantes aguas del Guadalaviar. 

6. CONOCER LOS PINARES DE RODENO

Esta reconocido como uno de los mejores bosques de España / HOY ARAGÓN

Si se ha llegado hasta aquí, uno no se puede ir de Albarracín sin conocer los pinares de rodeno. Se trata de una formación natural propia de esta zona de la sierra que se caracteriza por sus grandes rocas de tonos rojizos. Además, aquí se encuentran las cuevas con pinturas rupestres de arte levantino, otra de las cosas que ver en Albarracín. Declarado como Paisaje Protegido, los pinares de rodeno están a cinco kilómetros en coche desde el casco urbano. Hasta allí se puede llegar en coche para dejarlo en el aparcamiento y seguir la ruta a pie.

*¿DÓNDE COMER BIEN EN ALBARRACÍN?

Como en todo destino que se escoja para una escapada, tan importante es qué ver como qué comer y dónde. En Albarracín, sobre todo en la plaza Mayor y en las calles que la rodean, hay varios bares y restaurantes de toda la vida donde picar algo y disfrutar de las recetas de siempre. La Taba, el Señorío de Albarracín o el restaurante El Serón son algunas de las opciones para terminar este viaje de dos días en Albarracín por todo lo alto. 

Publicidad