Miércoles, 20 de Octubre de 2021

Zaragoza tiene más de 2.000 años de historia, y eso se traduce en un rico pasado lleno de historia, de arte, de cultura… ¡y de ruinas! Porque en las zonas más céntricas de la ciudad, en cuanto excavas un poco, comienzan a salir restos arqueológicos de las distintas culturas que han ido pasando por la capital aragonesa.


Publicidad


Muchos de esos restos de las Zaragozas pasadas, han ido apareciendo. Unos, los más afortunados, lucen esplendorosos formando parte de las rutas turísticas de la ciudad. Otros, siguen esperando que las autoridades competentes los pongan en valor para que podamos disfrutar de ellos.

Y otros, lamentablemente, han sido borrados en obras poco afortunadas que se han encargado de eliminarlas, o que sencillamente, volvieron a sepultarse tras ser estudiadas. Hoy repasamos algunos de esos restos, que se han salvado, o que sencillamente, fueron destruidos por unas autoridades poco sensibles con la conservación del patrimonio. Otros, sencillamente, no han aparecido, tal y como sucede con el antiteatro romano de Zaragoza.

TEATRO ROMANO

Ruinas romanas Zaragoza

El Teatro Romano fue descubierto en 1972 / HA

El Teatro Romano de César Augusta, junto con el museo que explica cómo era, está situado entre las calles Verónica y San Jorge. Fue hallado de forma fortuita en 1972, al comenzar la construcción de un nuevo edificio en la calle Verónica. El teatro, construido en la primera mitad del siglo I.dC, fue uno de los más grandes de la Hispania romana, con capacidad para albergar más de 6.000 espectadores, siguiendo el modelo del teatro Marcelo de Roma.

Tras dejar de utilizarse en el siglo III, el teatro fue utilizado como cantera por visigodos, musulmanes y cristianos para construir la muralla, palacios y viviendas, hasta que finalmente, los restos del Teatro Romano fueron sepultados por las viviendas. Varias décadas después de encontrar sus restos, se construyó un museo para poner en valor los restos arqueológicos, utilizando un antiguo palacio en la calle San Jorge, y construyendo una espectacular estructura que cubre las ruinas. Y si siguiéramos excavando hacia el Coso, seguramente aparecerían más restos de este importante monumento que forma parte de la Ruta Romana de Caesar Augusta.

LAS TERMAS ROMANAS

Ruinas romanas Zaragoza

Las termas fueron descubiertas en 1982 / AZ

Muy cerca del Teatro Romano se haya otro de los espacios museísticos que conforman la ruta romana de la ciudad: el Museo de las Termas. Los restos de este equipamiento de Caesar Agusuta fueron construidos en el siglo I d.C, y fueron uno de los principales espacios de ocio y encuentro de los ciudadanos romanos. Estuvieron en uso hasta el siglo IV.

Las ruinas fueron descubiertas en 1982 en la calle San Juan y San Pedro, y se integraron en el sótano de un edificio para mostrar elementos como una piscina que tenía columnas alrededor y que estaba rodeada de placas de mármol, además de tuberías, letrinas, o cloacas que daban servicio a este equipamiento.

BAÑOS JUDÍOS

Baños Judíos

Los Baños Judíos siguen esperando a su apertura / AZ

A diferencia de las ruinas del Teatro o de las Termas, hay otros restos, situados muy cerca de ellos, que están cerrados a cal y canto pese a las promesas que los sucesivos ayuntamientos han hecho para ponerlas en valor. Se trata de los Baños Judíos. Estos antiguos baños están en el sótano de un edificio situado en el Coso 126-132, y antaño, estaban frente a la fortaleza conocida como  Castillo de los Judíos, que estaba en el solar que en la actualidad se levanta el Real Seminario de San Carlos.

De los baños, tan solo se conserva una sala de planta rectangular abovedada con crucería sencilla, con diez columnas para separarlos del espacio central también rectangular y cubierto por bóveda esquifada. Están construidos en ladrillo en estilo mozárabe, salvo las columnas que son de alabastro.

RUINAS DEL BARRIO ISLÁMICO DEL PASEO INDEPENDENCIA

Un barrio que sigue en el subsuelo / HOY ARAGÓN

Durante la reforma del Paseo de la Independencia en 2001, aparecieron en el subsuelo unos restos que impidieron construir el aparcamiento subterráneo que se pretendía inaugurar en esta céntrica avenida. Los restos, se correspondían a Sinhaya, un barrio de la Saraqusta musulmana datado en los siglos X y XI.

Durante las excavaciones, salió el trazado de las calles, y las viviendas de este arrabal en el que vivió una tribu bereber africana, los Sinhaya. Y tras estudiar los restos, el equipo municipal decidió cubrirlos de nuevo debidamente. Y para que no se nos olvide que bajo la arteria principal de Zaragoza está ese barrio musulmán, el Ayuntamiento instaló unas placas con unas maquetas de lo que se esconde bajo el subsuelo.

TEMPLO ROMANO DE LA PLAZA DEL PILAR

Zaragoza romana

Frente al Ayuntamiento había un templo romano / GAZA Gran Archivo Zaragoza Antigua

En 1991, durante el mandato del alcalde Antonio González Triviño, la plaza del Pilar renovó su imagen para quedar tal y como la vemos hoy, de forma paralela a la construcción de la Plaza del La Seo, y del museo del Foro Romano. En la plaza del Pilar, además de crear un espacio único entre San Juan de los Panetes y La Seo, se construyó un aparcamiento subterráneo. La construcción de ese aparcamiento subterráneo en 1990 provocó la destrucción de las ruinas de un templo romano del siglo I.

Durante las obras, se descubrió la cimentación completa de ese templo, de 14 metros de largo, situado frente al Ayuntamiento de Zaragoza. El historiador y profesor universitario Guillermo Fatás calificó estos restos como de ‘sumamente valiosos’, ya que ofrecían una información muy importante para conocer el urbanismo de la época imperial, y sobre la posible existencia de un segundo foro.

Pero el alcalde Antonio González Triviño y su concejal de Urbanismo Luis García Nieto, ocultando la información a la opinión pública, decidieron destruir esos restos, más importantes si cabe que los que se conservaron en el museo del Foro de la plaza de La Seo. Ese edificio podría ser el templo tetrástilo que aparece en numerosas monedas acuñadas en Caesaraugusta.

RESTOS DE UN CUARTEL EN EL PASEO MARÍA AGUSTÍN

Los últimos restos arqueológicos descubiertos en la capital aragonesa son los de un antiguo cuartel descubierto en las obras de construcción de unas viviendas de lujo en el Paseo María Agustín. Los restos son del antiguo cuartel de caballería, escenario de la primera batalla de los Sitios.


Publicidad


De momento, se están desarrollando los trabajos arqueológicos, para que se puede tomar la decisión sobre qué hacer con ellos. Durante las excavaciones, también han aparecido vasijas de la época musulmana. En estas mismas obras también surgió la polémica hace unas semanas a raíz del muro y de una puerta datada en la época de Los Sitios, y que finalmente, será rehabilitada e integrada en la urbanización del solar.

Publicidad