Jueves, 07 de Julio de 2022

El 29 de enero se celebra el patrón de la ciudad de Zaragoza: San Valero, quien fue el primer obispo de la ciudad romana entre los siglos III y IV. Durante este día, la ciudad es un bullicio de gente que recorre el casco histórico de la ciudad para ver los múltiples actos culturales que salpican el tradicional día.

Más de 1700 años desde su muerte, se conservan pocos documentos de la época, por lo que su historia tiene una parte de leyenda y otra de realidad, aunque se conservan algunos escritos y también los testimonios del poeta romano Prudencio, que fue su biógrafo.


Publicidad


SAN VALERO: UNA HISTORIA MÁS ALLÁ DEL ‘ROSCONERO Y VENTOLERO’

Valero fue obispo de Zaragoza a comienzos del siglo IV. Se dice que tenía dificultad en el habla, que era un poco tartamudo y que su diácono Vicente (San Vicente Mártir) le ayudaba en su papel de orador y defensor de la cristiandad.

Por tal motivo, sufrió durante su episcopado la persecución del Emperador romano Diocleciano, que quería que venerasen a dioses paganos. A pesar de esto, no dejó de predicar la fe cristiana ni de estar al lado de los perseguidos por dicha causa.

Por esta causa ambos fueron detenidos, encadenados y enviados a Valencia por orden de Daciano, el entonces gobernador de Hispania. Valero fue condenado al destierro en tierras del Somontano y murió ya anciano.

En la catedral del Salvador, ‘La Seo’, se exhibe en el retablo un busto relicario de San Valero de plata y esmaltes. Este busto es un regalo de Don Pedro de Luna, el Papa Benedicto XIII, que data del siglo XIV-XV.


Publicidad


En su interior se encuentra el cráneo de San Valero. Además, en la capilla de San Valero de la misma catedral también se conserva un relicario con un hueso del brazo que se los fieles pueden besar el día del santo.

Se cree que perteneció a la dinastía episcopal de los Valerios que cita el poeta Prudencio a principios del siglo V, y que estuvo presente en el Concilio de Elvira (actual Granada), encuentro relevante porque en él se fijaron las primeras normas del celibato apostólico.

La ciudad se vuelva con la comparsa popular de ‘Gigantes y Cabezudos’ / HOY ARAGÓN

La capital aragonesa celebra las fiestas del patrón de Zaragoza con un amplio programa de actividades, que incluye desfiles, conciertos y jornadas de puertas abiertas. Es típico de este día el roscón de San Valero, un dulce típico aragonés que da sentido al refrán: ‘San Valero, rosconero y ventolero.

Publicidad