Domingo, 05 de Diciembre de 2021

La Iglesia de Santa Engracia de Zaragoza conmemorará el miércoles, 3 de noviembre, 30 años de su proclamación como basílica menor pontificia, que se concedió como reconocimiento a su importante legado espiritual y cultural. El 12 de septiembre de 1991 el Papa Juan Pablo II declaró a esta histórica parroquia como basílica menor pontificia. El acto de proclamación tuvo lugar en una eucaristía solemne presidida por el cardenal español Eduardo Martínez Somalo, prefecto de la Sagrada Congregación para el Culto Divino, el 3 de noviembre de 1991.

Desde la Archidiócesis de Zaragoza han indicado que, a lo largo de la historia, los Papas han otorgado el título de basílica a los templos con importancia espiritual e histórica. Así, una basílica es un centro espiritual y de evangelización y sirve también para difundir una devoción especial a la Virgen María, a Jesucristo o algún santo como es, en este caso, Santa Engracia y los mártires de Zaragoza, cuyos restos y reliquias acoge en su cripta.

Las basílicas pontificias viven especialmente unidas a la persona y magisterio del Papa y comprometidas con la acción pastoral de la diócesis. En la parroquia de Santa Engracia, la declaración de basílica menor pontificia supuso concluir un ciclo de cien años marcado por la reconstrucción del templo, entre 1891 y 1899, tras la voladura del ejército napoleónico en los Sitios de Zaragoza, y su paso de la diócesis de Huesca a la de Zaragoza, que tuvo lugar el 1 de enero de 1956.

Se enmarca en el mismo ciclo histórico la constitución de más de 20 parroquias “desgajadas de Santa Engracia”, la última fue Santa Rita, en 1970, y la creación “de un auténtico lugar donde la fe, la cultura y la acción caritativa y social conviven perfectamente”, han subrayado desde la Archidiócesis.

ACTOS Y CELEBRACIÓN

El mismo día 3 de noviembre se celebrará la fiesta de Santa Engracia y de los mártires de Zaragoza, patrona de la ciudad desde 1480, motivo por el cuál se ha organizado un programa de actos que incluye una exposición en el paseo de la Independencia y el reparto de un dulce de chocolate, los ‘Clavos de Santa Engracia’.

El párroco de este templo, Santiago Aparicio, ha explicado a Europa Press que este dulce se elaboró por primera vez en 2019, coincidiendo con el bicentenario de la reconstrucción de la cripta y fue elaborado de forma “artesanal” por parte de las religiosas de la parroquia, alcanzado la cifra de unos 200.

Ahora, se va a realizar un número mayor, en colaboración con Panishop, con el objetivo de repartir un dulce a cada persona que acuda a las eucaristías que se van a celebrar ese día, de forma gratuita y acompañado con un punto de lectura que presentará, muy brevemente, la figura de la santa.

Es un dulce que solo se elaborará para ese día y con el que la parroquia quiere celebrar “una fiesta tan importante para la ciudad” ya que Santa Engracia es patrona de Zaragoza, y hacerlo con toda la comunidad parroquial y con todas las personas que se acerquen participar de la misma, ha contado el párroco.

EXPOSICIÓN

Los actos también incluye la inauguración, a las 11.15 horas, en el paseo de la Independencia, en la zona en que confluye con la plaza de Santa Engracia, de la exposición titulada ‘Una historia que recordar, un presente que compartir’.

Reunirá en 16 paneles la historia del templo desde el siglo IV al XX, dando a conocer lo que se sabe de la santa, así como los acontecimientos más significativos del templo, pero también “pequeñas historias”, ha apuntado Aparicio. A través de imágenes y textos, se recorrerán 17 siglos de historia. Se podrá ver entre el 3 y el 24 de noviembre y se ha promovido en colaboración con Zaragoza Cultura.

Respecto a los actos litúrgicos y devocionales, en la basílica, se celebrarán Laudes cantados a las 9.30 horas y habrá una eucaristía presidida por el arzobispo emérito de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, a las 10.00 horas.

Además, a las 12.15 horas, tendrá lugar una eucaristía en rito Hispano-mozárabe y, a las 19.00 horas, una misa presidida por el arzobispo de Zaragoza, monseñor Carlos Escribano, con la participación de la coral parroquial. La última eucaristía será a las 20.30 horas y la cripta, que acoge los restos y reliquias de Santa Engracia y los mártires de Zaragoza, estará abierta desde las 9.30 a las 13.30 horas y desde las 17.30 hasta las 20.30 horas.

Además, los lunes por la tarde se ha creado un espacio de acogida donde se atiende a todas las personas que quieran expresar un problema. La parroquia también colabora en el ámbito de la cooperación internacional a través de las fundaciones Ayuda a la Iglesia Necesitada y Manos Unidas.

Aparicio ha constatado que han detectado, tras la pandemia del coronavirus, un mayor número de personas “que están sin recursos económicos o sin compañía, en un momento vital difícil”, pero también “a más gente que quiere ayudar” y que ante la situación de sufrimiento vivida se ha planteado “qué pueden hacer” para apoyar a otros.

Respecto a su comunidad parroquial, ha dicho que hay personas mayores, pero también familias jóvenes. “Hay muchos bautizos y se han incrementado las celebraciones de matrimonios”, ha expuesto. Como dato, ha precisado que desde ahora y durante el año que viene hay una previsión de cien bodas, “el triple de lo que solíamos hace antes de la pandemia”.

Publicidad