Martes, 13 de Abril de 2021

Aunque habitualmente uno no se detenga a mirar los monumentos de su propia ciudad, Zaragoza está salpicada de esculturas entre lo original y lo estrafalario. Algunas son conocidas por todos, incluso se sabe qué significan. Otras, en cambio, son una incógnita. 


Publicidad


Aquí van ocho esculturas de Zaragoza que quizás empiecen a gustarte un poco más cuando conozcas su significado.

1. MONUMENTO A ISABEL LA CATÓLICA

También conocido como Bimilenario (o coloquialmente como el Mazinger Z), en la confluencia entre Vía Hispanidad y Vía Ibérica se alza el monumento a Isabel la Católica.

Esta imponente estatua custodia la avenida del mismo nombre y quizás su peculiar aspecto se debe a las simbologías varias que se han querido plasmar en ella.

La obra del escultor Ángel Orensanz se instaló a finales de los años 70, como conmemoración del bimilenario de Zaragoza. La gigantesca estatua está hecha en chapa metálica y representa a la reina Isabel la Católica.

En la base están las dos caras de la moneda que simboliza los 2.000 años de antigüedad de la ciudad. Entre las interpretaciones, se habla desde que la escultura simboliza la figura de un ángel protector hasta que es una alegoría al río Ebro

2. PUESTA DE SOL 

Como si de un castillo hinchable se tratara, en la rotonda de Los Enlaces se levanta una escultura cilíndrica de acero policromado que representa una puesta de sol. Obra del escultor Fernando Navarro, el monumento está compuesto por doce cilindros que dibujan la forma de una cordillera.

Una gran esfera amarilla representa al sol, que se pone tras las montañas rojas. Algunas fuentes mantienen que la escultura, instalada en 1988, podría ser el Moncayo al atardecer. 

3. WILD RELATIVE O PARIENTE SALVAJE

Fruto de la Expo 2008, Zaragoza se llenó de estatuas que salpican las calles. Se mandaron construir aquel año, dentro de un programa de Intervenciones Artísticas para revitalizar los espacios públicos, entre ellos, las riberas del Ebro. 

Fruto de aquella acción y en dicha zona se sitúa Wild Relative (o El Pariente Salvaje). La estatua fue diseñada por Tonny Cragg y se puede encontrar en el paseo de Echegaray y Caballero, a la altura del Club Náutico y en la parte trasera de La Lonja. 

La obra representa el perfil de una figura humana sometida a los efectos del viento, que la ha deformado. Según la perspectiva desde la que se mire, cambia de forma, haciendo de esta estatua un juego visual y metafórico, al mismo tiempo. 

4. HOMENAJE AL CIERZO

El escultor Julio Tapa diseñó su propio homenaje al cierzo con una escultura de interpretación personal que se levanta en la autovía de Huesca, a la altura del barrio de San Gregorio y la Ciudad del Transporte. El monumento data de 1994 y está hecho de hormigón pintado. Por sus grandes dimensiones (tiene 25 metros de longitud y 16 de altura) se construyó en el mismo sitio donde se emplaza.


Publicidad


Zaragoza no se entiende sin el cierzo. En esta escultura, Tapa expresa qué es para él este viento tan propio de la ciudad. En la parte frontal lleva dos escudos, uno de España y otro del cuerpo de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos.

5. MONUMENTO A LA CONSTITUCIÓN

Al inicio del paseo de la Constitución, casi en la plaza de Aragón, se levanta una estatua con tres prismas de acero y una esfera en el centro.

La obra, del escultor Florencio de Pedro, se instaló en 1989 como homenaje a la Constitución Española.

Los tres prismas piramidales miden unos diez metros y representan los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. La esfera en el centro simboliza al hombre, que procura la armonía entre los poderes.

No en vano, el material con el que está hecha hace que quien se acerca a mirar la estatua se vea reflejado. Una forma más de decir que la Constitución somos todos. 

6. ROSEBUD

“Rosebud” es la enigmática palabra con la comienza la comienza la película ‘Ciudadano Kane’. También es el nombre que recibe la escultura que se levanta en el barrio de Valdespartera. Tratándose de algo relacionado con el cine, no podía ser en otro lugar de Zaragoza. 

El monumento es obra de Nicolae Didita, que ganó un concurso promovido en 2007 para realizar varias intervenciones artísticas en el barrio. Un año después se instaló esta estatua, de forma esférica, que simboliza la bola de cristal que aparece en la película de Orson Welles.

Según el propio autor, la esfera está inacabada para representar el misterio tanto de la famosa palabra como del film en sí.

7. CLÉPSIDRA O RELOJ HIDRÁULICO

Dentro del Jardín Botánico del Parque Grande aparece Clépsidra, una escultura también conocida como Reloj Hidráulico o de agua.

La construcción destaca porque las tres esferas de forja que la componen marcan las horas, minutos y segundos conforme va rodando el engranaje de la noria de agua.

Obra de Rafael Barnola, se instaló en 1983 y según ha trascendido, se inspiró en una fuente cinética en el aeropuerto de Barcelona.

Al parecer, su compás amenizó al autor una larga espera, durante la que iba mirando el artilugio y su reloj.

8. WATER UNDER THE BRIDGE

Water Under the Bridge es el nombre de una peculiar estatua situada debajo de uno de los puentes que cruzan el Ebro. Dónde, si no. En concreto se encuentra bajo el de la Unión, en la margen derecha, y su construcción es fruto del plan artístico de la Expo del agua


Publicidad


Es obra de Richard Deacon y está hecha en acero inoxidable. La compone un tubo de 610 milímetros de diámetro y cinco de grosor que forma una red. Para poder llevar a cabo su voluntad, la de crear algo relacionado con un río, el artista galés aseguró haber pasado mucho tiempo observando bajo los puentes en busca de una señal. 

Publicidad