Sabado, 25 de Septiembre de 2021

Huyendo del calor y buscando algunos de los parajes naturales más espectaculares de la Comunidad, os proponemos recorrer el cauca del río Ara entre el valle de Ordesa y L’Ainsa. Un recorrido que hemos realizado cientos de veces, ya que es la vía que comunica el Pirineo Occidental con el Oriental, lleno de maravillas naturales y pueblos bucólicos de arquitectura pirenaica, bordeando el Parque Nacional de Ordesa y Monteperdido.


Publicidad



Publicidad


COMENZAMOS LA RUTA EN TORLA

Torla

Torla es la puerta natural al Valle de Ordesa / Turismo de Ara

Para empezar esta ruta, que puede hacerse en coche en un día, comenzamos en Torla. Un encantador pueblo con casas de piedra y tejados de pizarra, calles empedradas, balcones con flores…. Allí, además de visitar el pueblo, podemos sacar fotos que parecen postales, con la localidad y la iglesia parroquial del sigo XVI en primer plano, y con el siempre impresionante macizo de Mondarruego de fondo.

Tras visitar Torla, y a apenas 10 minutos, nos encontramos con el siguiente pueblo en esta ruta siguiendo el cauce del Ara: Broto. Este pueblo, cabecera del valle del mismo nombre, es un pueblo para perderse, disfrutando de edificios como la iglesia de San Pedro (siglo XVI), la Casa del Valle, la antigua cárcel, o pasear por la Avenida Ordesa, la avenida en la que se concentran tiendas y  restaurantes. Tampoco hay que dejar de pasear por la orilla del río, ver el puente medieval, o disfrutar de la cascada del Sorrosal, situada a apenas 5 minutos del casco urbano. Y si os gusta la carne, no podéis dejar de comprar los chuletones de ternera de Broto.

Torla es la puerta natural al Valle de Ordesa / Turismo de Ara

A tan solo 1 km. de Broto encontramos Oto, otro pequeño pueblo quetiene un encantador casco urbano medieval, con edificios de arquitectura popular aragonesa con chimeneas troncocónicas. Entre los edificios a destacar, la torre defensiva, o la iglesia parroquial de San Saturnino.

Volvemos sobre nuestros pasos de nuevo para seguir por la nacional 260 y llegar a los pocos minutos a Sarvisé. Es otro pueblo minúsculo cuyo perfil está dominado por su iglesia románica. Aquí, si os apetece, podréis montar a caballo en algunas de las empresas que se dedican a esta actividad en esta zona, como Caballos Sarvisé (699 02 33 12).

FISCAL: UN CASCO HISTÓRICO ÚNICO

Ruta por el río Ara

La arquitectura pirenaica marca el casco urbano de Fiscal / HA

Fiscal es la siguiente parada. Este municipio está situado a orillas del río Ara, y merece la pena darse una vuelta por su casco urbano, con edificios como históricos como la torre Costa (siglo XVI), el Batán de Lacort (una maquinaria con la que antiguamente lavaban las ropas, y que en la actualidad es la única en funcionamiento en Aragón), la iglesia de la Asunción (siglo XVII), o la ermita de San Salvador. También merece la pena ver la portada románica procedente de la iglesia de Jánovas, una localidad cercana que fue abandonada para construir un embalse que por fortuna nunca vio la luz.

batan-de-lacort

El Batán de Lacort es el único que todavía está en funcionamiento en Aragón / Sicpa

Una vez que dejamos Fiscal, nos encaminamos hacia el que creo que es el paraje más impresionante de la zona: el desfiladero del Ara. Pero antes, tenemos que detenernos en Jánovas. A pie de carretera, encontramos un balcón con vistas al río, y al pueblo deshabitado. Y si bajamos por una pista, llegamos a este viejo pueblo. Antes de llegar al pueblo hay que atravesar un puente colgante del año 1.881 (único puente colgante del siglo XIX, que se mantiene en España y en los países del entorno, y que conserva sus elementos estructurales originales, incluido el singular sistema de cables formados por alambres paralelos).

Este puente es el único puente colgante del siglo XIX, que se mantiene en España y en los países del entorno / DGA

Ya en el coche, es interesante parar en alguno de los sitios permitidos para admirar la belleza del desfiladero del Ara, con sus escarpadas paredes, y sus cristalinas aguas correteando de forma salvaje desde el fondo.


Publicidad


Una vez atravesado este desfiladero, llegamos a la localidad de Boltaña. Esta localidad, que comparte capitalidad comarcal del Sobrarbe con L’Ainsa, tiene uno de los cascos antiguos más grandes del Pirineo. Lo mejor es aparcar en la zona baja del pueblo, y subir andando al casco. También hay que visitar su castillo medieval. Y si os apetece daros un baño, la piscina natural de la Gorga en el propio río Ara te ofrece una oportunidad única de disfrutar de un refrescante baño en aguas cristalinas.

AINSA, UNO DE LOS PUEBLOS MÁS BONITOS DE ESPAÑA

ainsa

La plaza Mayor de Ainsa acoge tiendas y restaurantes icónicos como Callizo / Huesca la Magia

Y para poner fin a esta ruta ideal para recorrer en verano, llegamos a Ainsa, la otra capital del Sobrarbe. Declarada como uno de los pueblos más bonitos de España, Ainsa, o L’Ainsa en aragonés, presenta uno de los cascos históricos más bonitos del Pirineo Aragonés. Lo mejor es dejar el coche situado acondicionado en la parte alta, junto al castillo, y comenzar allí la visita.

Tras atravesar las ruinas del viejo castillo medieval, lugar de celebración del Festival Castillo de Ainsa, llegaremos a la plaza Mayor, una plaza porticada medieval repleta de tiendas y restaurantes como el famoso (e imprescindible) restaurante Callizo.

Y tras visitar la plaza Mayor, lo mejor es perderse por las calles empedradas de este municipio, destacando monumentos  como la iglesia de románica de Santa María, o los miradores sobre el río Cinca, o sobre el embalse de Mediano. Un pueblo de ensueño con una arquitectura y un urbanismo cuidado al detalle, que pone fin a esta ruta junto al Ara.

Publicidad