Martes, 17 de Septiembre de 2019

El Gobierno de Aragón continúa en promover una regulación que penaliza a las empresas tecnológicas relacionadas con el sector de la movilidad de VTC. Especialmente, a Uber y Cabify.

Así queda patente en el decreto ley que regula el transporte de viajeros mediante arrendamiento de vehículo con conductor, conocido como VTC, que ha aprobado el Gobierno de Aragón en el día de hoy.


Publicidad


El citado decreto ley establece, entre otras medidas, que estos servicios no podrán ser geolocalizados y deberán contratarse con 15 minutos de antelación, salvo urgencias. El decreto se aplicará a los servicios de VTC de carácter urbano e interurbano que se desarrollen en Aragón.

OTRA PIEDRA EN EL CAMINO

La decisión adoptada por el Gobierno de Aragón (PSOE – Chunta), es otra piedra en el camino para los intereses de las empresas Uber y Cabify. Y de manera extendida, para los usuarios que demandan este servicio que ya se ofrece en otras ciudades españolas con gran éxito.

El objetivo de esta medida es, según el consejero de Vertebración, José Luis Soro, mantener el equilibrio pacífico que existe en Aragón entre los taxis y las empresas de VTC tradicionales.

Sin embargo, también ha advertido que en casos de incumplimientos un decreto ley no puede establecer sanciones. Por ello promueve que sea el Gobierno de España quien establezca un régimen sancionador.


Publicidad


Entre los principales puntos del texto, será obligatorio contar con licencia municipal o que las entidades locales establecerán o modificarán las condiciones de explotación del servicio.

A su vez, el Gobierno de Aragón aplica un decreto aún más restrictivo para las compañías VTC: se establece un mínimo de pre contratación y captación de viajeros. El objeto de esta medida es “evitar la competencia desleal entre los VTC y el Taxi en lo que se refiere a la captación de viajeros en la vía”, ha defendido Soro.

El decreto ley también establece que debe transcurrir un plazo mínimo de 15 minutos entre la celebración del contrato de arrendamiento y la salida del vehículo del lugar en el que se encuentre.

En el caso de los vehículos que no estén precontratados, prestando un servicio o circulando con un fin acreditado distinto a la captación de viajeros, deberán permanecer estacionados fuera de las vías públicas, en su base, en aparcamientos o garajes.


Publicidad


Para evitar la captación de viajeros en la vía pública, se establece también que los vehículos de VTC no podrán ser geolocalizados por los usuarios con carácter previo a su contratación. En un momento de extrema urgencia, no será necesaria la antelación mínima de 15 minutos.